Archive for the UNASUR Category

Cambio de la época en Latinoamérica y la intacta agenda de EEUU

Posted in ALBA, EEUU, Geopolítica, Internet, Latinoamérica, Manipulación, Opinión, UNASUR on 23/09/2013 by athelvok

13:29 23/09/2013
Columna semanal por Vicky Peláez

Los mil tentáculos del monstruo insaciable, abarcan el mundo y lo sumergen bajo la transparencia pérfida de una serenidad halagadora  (Vargas Vila, “Dios del Siglo”)

La reciente  prohibición por las autoridades de los EEUU del vuelo del avión presidencial de Venezuela por el espacio aéreo de Puerto Rico, para un trayecto hacia China, que varias horas después fue revocada, hace pensar que los antiguos filósofos, como Heráclito de Éfeso (535 a.C.-484 a.C.) se habían equivocado en algunos de sus aciertos.

Había afirmado este pensador griego en su escrito llamado “la Piedra de Heráclito” que “Sabemos que la misma agua no pasa dos veces por el mismo cauce. Sabemos que la misma piedra no es pulida dos veces por la misma agua”. Con esto trató de decir que  “todo fluye y nada es permanente”. Sin embargo,  en este siglo globalizado resulta que el postulado de Heráclito no había tomado en cuenta la posibilidad de  excepciones en el futuro, como por ejemplo la agenda de los Estados Unidos hacia el mundo entero y en especial, hacia América Latina, que ha quedado inmóvil desde la fundación de Norteamérica en 1776.

Las doctrinas de cada uno de 44 presidentes que ha tenido Norteamérica se han caracterizado por el mismo denominador común: expansión permanente de la influencia del país para lograr el total dominio del mundo y el control sobre los recursos naturales del planeta “con la bendición y apoyo de Dios”, como lo explicó el  ex presidente George W. Bush.

Para lograr este propósito trataron, como había declarado alguna vez el mariscal de las Fuerzas Aéreas de Gran Bretaña, Arthur Harris  bombardear a Vietnam “para hacer regresar al país a la Edad de Piedra”. Años después tiraron sobre Irak 88.500 toneladas de bombas “inteligentes”.

Por supuesto que América Latina ha sido siempre su blanco preferido debido a sus enormes recursos naturales, especialmente los energéticos, aplicando   la estrategia “del militarismo en sus dos formas: a través de una guerra  (invasión) o la paz bajo el control de las armas”, como la definió Rosa Luxemburg.

Tan seguros estaban los gobernantes de Washington en la inmovilidad de su “patio trasero” que no se percataron del proceso que estaba en marcha en Latinoamérica, bautizado por  el presidente de Ecuador, Rafael Correa como “cambio de la época”. El presidente ecuatoriano  anunció en uno de sus discursos que “Somos un continente, una región, un pueblo de pueblos que apunta al porvenir con decisión y el cambio de la época no lo cambia nadie”.

Con la creación del MERCOSUR, la UNASUR, el ALBA y la CELAC, América Latina ha emprendido su nuevo camino hacia la integración y la solidaridad continental.  Esto se ha visto claramente en julio pasado cuando el avión en que viajaba el mandatario de Bolivia, Evo Morales, desde Moscú hacia La Paz tuvo que aterrizar de emergencia en Viena ante la negativa de Italia, Francia, España y Portugal a permitir que empleara su espacio aéreo, debido a la sospecha de que a bordo viajaba el ex técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos, Edward Snowden. Inmediatamente toda América Latina se solidarizó con el gobierno boliviano.

Debido a las nuevas condiciones que surgieron en el continente, Washington reemplazó por el momento su estrategia de “la paz bajo el control de las armas” por “la paz bajo el control de los servicios de inteligencia”. El departamento de Estado, el Pentágono y los 16 servicios de inteligencia  creen que la integración y la independencia de los países latinoamericanos son procesos temporales que en algún momento propicio van a revertirse, como pasó en Honduras y Paraguay,  con la ayuda estadounidense y la labor “subversiva” de las elites nacionales a su servicio.

Uno de sus resultados de esta estrategia ha sido el uso de  las prácticas ilegales de intercepción de las comunicaciones y datos de ciudadanos, empresas y miembros del gobierno de Brasil, México, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Perú, Chile, Uruguay, Argentina, Colombia, Nicaragua, Honduras, Paraguay, Panamá denunciadas por Edward Snowden.

La respuesta más contundente fue de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff que canceló la visita de Estado a Washington programada para finales de octubre próximo. En varias ocasiones exigió a Barack Obama explicaciones y disculpas escritas, contando después sobre una conversación con el presidente norteamericano en la  Cumbre G-20 donde “Le dije quiero que me explique todo, que en inglés se dice everything”.

Acostumbrado a no explicar sus acciones a los miembros de lo que las elites norteamericanas siguen considerando “su patio trasero”, Washington prefirió mantener silencio como lo hizo con sus aliados incondicionales latinoamericanos, aunque también espiados: el presidente de México, Enrique Peña Nieto, él de Colombia, Juan Manuel Santos, su homólogo millonario chileno, Sebastián Piñera y el presidente del Perú, ex nacionalista y ex  populista, Ollanta Humala.

Resultó que hizo mal cálculo con el Brasil en un momento inoportuno irritando al país entero. Así hizo fracasar los intentos de Dilma Rousseff tratando de acercarse a los Estados Unidos que estaba demostrando en los primeros meses del año en curso.

Recibió fuertes presiones de su pueblo, su partido y del ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva que la obligaron a cancelar la visita a Washington y poner en duda la compra ya casi asegurada de aviones de guerra norteamericanos.

Lo que más le indignó al gobierno brasileño fue el hecho de  que la estatal Petrobras, que es el líder mundial en exploraciones en aguas ultra profundas y que realiza más perforaciones que BP, Shell y ExxonMobil juntos, haya sido el objeto principal del espionaje. De igual manera la Casa Blanca ha estado muy interesada en las reservas de petróleo y gas brasileños que junto con los venezolanos podrían cambiar en el futuro no tan lejano el panorama energético en el mundo.

Así de golpe, Estados Unidos no solamente ha provocado el alejamiento de Brasil sino lo ha empujado involuntariamente a estrechar lazos con Argentina para crear un  sistema de  defensa cibernética  en conjunto. Durante el reciente encuentro de los ministros de defensa de ambos países se decidió la creación de un grupo de trabajo para la  defensa de las armas cibernéticas que en el futuro podrían reemplazar las armas de destrucción masiva. Venezuela también mostró su interés en participar en el desarrollo de la defensa cibernética.

Paralelamente, el gobierno brasileño decidió crear su propio sistema de correos electrónicos en reemplazo de Google, Gmail, Microsoft, Hotmail etc., que entraría en el servicio en 2014.

Perder a Brasil, aunque por un tiempo limitado, ha sido un duro golpe para Washington que lógicamente lo hubiera debido a inducir el departamento de Estado a cambiar su estrategia y táctica hacia América Latina. Pero los globalizadores siguen aplicando su política de prepotencia creyendo en el poder invencible de su dólar y en la sumisión de las elites nacionales. Como la última muestra de su arrogancia negaron visas a varios miembros de la delegación venezolana, entre ellos al ministro de la presidencia, Wilmer Barrientos, que iban a participar en el Debate general del 68 Período de Sesiones de la Asamblea general de las Naciones Unidas.

Posteriormente prohibieron el sobrevuelo del avión presidencial venezolano por Puerto Rico, alegando que no se ha cumplido con trámites correspondientes adecuadamente y que el avión no era un aparato oficial venezolano. Por supuesto que todo ha sido una mentira y una patraña de la única superpotencia en el mundo. Los trámites han tomado su curso habitual y el avión era seguro pero de la Aerolínea Cubana de Aviación que nunca ha sido de agrado de departamento de Estado, ansioso de hostigar permanentemente tanto a Cuba como Venezuela.

La protesta e indignación mundial y sobre todo en América latina, pusieron en aprieto a Washington obligando al gobierno norteamericano revocar la prohibición del vuelo permitiendo a Nicolás Maduro cumplir con su visita a China.

Lo curioso es que todos estos hechos no hacen reflexionar al gobierno norteamericano para ver como mitigar sus relaciones con América Latina. Parece que Washington confía en su nueva creación en el continente: La Alianza del Pacífico conformada por México, Chile, Colombia y el Perú todos considerados como antiprogresistas e incondicionales de EEUU.

 Sin embargo, este bloque jamás podría competir o contrarrestar influencia del MERCOSUR, el ALBA, la UNASUR y la CELAC en Latinoamérica. El intercambio comercial entre los miembros de la Alianza del Pacífico  constituye solamente el dos por ciento de todo el movimiento mercantil de estos países.

El interés principal de los integrantes de este bloque no está orientado hacia América Latina sino hacia los Estados Unidos y la Unión Europea. Como lo afirmó el presidente de México, Enrique Peña Nieto durante la reciente visita del vicepresidente norteamericano, Joe Biden, lo que le interesa es “trascender con los EEUU la agenda de temas “único y específico” y ampliarla con la creatividad para hacer América del Norte una región más sólida, fuerte y consolidada”.

Ni siquiera en su discurso mencionó a Latinoamérica y por supuesto acalló el hecho de que al transcurrir 29 años de la firma del Tratado de  Libre Comercio con Norteamérica y Canadá, México perdió la autosuficiencia alimenticia y se convirtió en el importador neto de sus alimentos y ahora está vendiendo su última joya  PEMEX, no en vano está de visita Joe Biden.

Otro integrante de este bloque, Colombia ya se siente casi europea al pedir su integración en la OTAN y ofrecer sus soldados para las próximas guerras del Pentágono. Estados Unidos tiene seis bases militares en su territorio y Corea del Sur está construyendo a petición de EEUU en la ciudad de Villavicencio una sucursal de la fábrica de armas coreana LIG NEX 1 “para mantener la seguridad y la paz del pueblo colombiano”. Chile jamás se interesó en la integración  latinoamericana y sirvió fielmente a los británicos en la guerra de las Islas Malvinas.

Recientemente su presidente Sebastián Piñera junto con el presidente peruano, Ollanta Humala ambos firmaron  importantes acuerdos militares con los Estados Unidos. En Concón, Provincia de Valparaíso ya está funcionando el Centro para las Operaciones de Paz financiado por el Pentágono. Lo interesante que la prensa chilena ya bautizó este centro como “la escuela de represión urbana” pues allí entrenan a las fuerzas especiales de Carabineros y de la Policía de Investigaciones.

En el Perú ya comenzaron a diseñarse los planos de construcción en la Provincia de Piura un Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) posiblemente en reemplazo de la base norteamericana de Manta expulsada por el gobierno de Rafael Correa. No hay que olvidar que, según la publicación argentina “Miradas al Sur”,  “La propuesta de Washington para trabajar una instalación que pudiera reemplazar a Manta viene desde 2006… Todos estos años se autorizaron pactos militares con el Pentágono, como el Programa Nuevos Horizontes, el Halcón-Cóndor o el ingreso en 2009 de 15 embarcaciones de la IV Flota norteamericana a los puertos de El Callao y Salaverry”.

Un reciente Informe,  Hora de Escuchar: Tendencias de Asistencia de Seguridad de los Estados Unidos hacia América Latina y el Caribe”,  elaborado por el Centro para Políticas Internacionales (CIP), Grupo de Trabajo para Asuntos Latinoamericanos (LAWGEE) y la Oficina de Washington para Asuntos latinoamericanos (WOLA), indica que el mayor énfasis de Washington en su actual política hacia el continente está orientado hacia una “mayor presencia  de las fuerzas especiales como La Fuerza Delta y El Equipo 6 de Seal y del personal de inteligencia”. Por supuesto que todo se realiza bajo el pretexto de la lucha contra el narcotráfico.

Estas fuerzas especiales y los agentes de inteligencia participan en el Programa “Enfoque Indirecto” que consiste en el “entrenamiento, asesoría, operaciones sobre aspectos civiles, recopilación de datos e información confidencial”. De acuerdo al informe de Linda Robinson del Council on Foreign Affairs, “es una misión tanto política como militar”. Colombia actualmente es el centro principal para el adiestramiento del personal de inteligencia y fuerzas especiales regionales e internacionales.

En el período 2010-2012 allí recibieron entrenamiento más de 9.000 militares, policías y agentes de inteligencia, de ellos 2.031 sudamericanos, 5.060 centroamericanos, 2.628 norteamericanos y 200 representantes de Asia, África, Europa, Medio Oriente y Australia. Referente a América Latina, 974 eran de Ecuador, 592 de Perú, 153 de Brasil, 18 de Bolivia, 56 de Chile, 139 de Argentina, 52 de Paraguay, 31 de Venezuela y 6 de Uruguay.

¿Cuál será su futura misión? Solamente el tiempo dará la respuesta. Mientras tanto la agenda de los globalizadores hacia Latinoamérica sigue sin cambios en espera del retorno de sus “hijos extraviados” a su “patio trasero”.

Fuente: http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20130923/158144672.html

Venezuela y Snowden: a la búsqueda de los derechos humanos

Posted in Geopolítica, Internet, Latinoamérica, Occidente, Opinión, UE, UNASUR on 11/07/2013 by athelvok

Publicado el 6 julio, 2013 por Juan Carlos Monedero

Hubo un tiempo en donde la ciudadanía de Europa, después de derrotar con mucho dolor en su propio suelo al fascismo, le dijo al mundo que los derechos humanos eran el hilo de dignidad que permitía mantener una llama de esperanza.  Fue un tiempo, cierto es, también de colonialismo, de expansión económica, de uso y abuso de los recursos de otros, pero también de la lucha contra el apartheid en Suráfrica, de la lucha contra la dictadura de Somoza, de Pinochet o de Videla, de la condena de Israel en Naciones Unidas por su comportamiento criminal en Palestina, de la crítica de los muros que robaban la libertad a los pueblos, de la oposición frontal a la dictadura de Suharto, de la defensa de los estudiantes de Tlatelolco, de la condena de la Camboya genocida, de los desastres políticos y económicos en África, y también un reproche claro a los Estados Unidos, que tenía un discurso democrático pero una práctica muy distante de esos ideales. Unos Estados Unidos que, una vez, fue también capaz de denunciar el Watergate o de oponerse a su gobierno que cometía un genocidio en Vietnam.

Un tiempo donde la libertad de expresión pertenecía a los pueblos y no a las empresas de medios de comunicación, un tiempo donde había jueces valientes capaces de enfrentar a los Ejecutivos porque las Constituciones decían que los derechos y libertades fundamentales eran el preámbulo de la vida en común. Era un tiempo en donde Europa era un continente abierto para el asilo, donde cualquier demócrata del mundo sabía que iba a encontrar una mano amiga, un gobierno amable, una organización civil comprometida. Donde los abusos de los gobiernos encontraban un freno, donde la gente decente que se la jugaba sabía que iba a encontrar complicidades, donde el heroísmo tenía un reconocimiento porque la democracia así lo mandaba. Pero Europa malbarató ese legado. América Latina ha tomado el relevo.

 La garantía de los derechos humanos está hoy en América Latina, en la Venezuela que acoge a Edward Snowden, quien, con la buena fe que reconoce Naciones Unidas, ha denunciado las prácticas de espionaje del gobierno de los Estados Unidos. En el Ecuador que da asilo a Julian Assange, responsable de hacer más trasparente la democracia gracias a las publicaciones de Wikileaks. En la Bolivia, que expulsa a espías y mercenarios norteamericanos en nombre de la soberanía. En la golpeada Nicaragua, que aún se atreve a hacer lo que otros grandes no se atreven. En la UNASUR, que denuncia el comportamiento pirata de Francia, Italia, Portugal y España al impedir el paso del avión del Presidente de Bolivia.

 No es cuestión solamente de gobiernos. Es un asunto, sobre todo, de los pueblos. Y si hoy el gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela, concede asilo a Snowden es porque tiene detrás un pueblo que ha decidido hacer de la dignidad su bandera.  Algo que,  parece, hemos olvidado en Europa. La que obedece a los Estados Unidos en vez de defender a quien le ha contado que el gendarme mundial es, además, un gran espía que no tiene amigos. Venezuela, un pequeño país caribeño, diciéndole al mundo que los derechos humanos son una prioridad. Que piensen en ello los que se pregunta cuál ha sido el legado de Hugo Chávez en su país. Que piensen en ello los que, en Europa, sienten cada día que nuestros gobernantes están pateando nuestras constituciones.

 A todos los perseguidos por la opresión, la dictadura, el autoritarismo, los gobiernos de la Europa democrática les significaron la oportunidad de mantener intacta la dignidad. La que hoy, en solitario, siguen defendiendo, pese a todo, movimientos sociales de todo el mundo. Con la solitaria ayuda de los gobiernos latinoamericanos. Quien aún crea en el ser humano y sus derechos, debe agradecerles su compromiso. El coraje de Venezuela, en un momento donde los Estados Unidos está dispuesto a mandar a Guantánamo o a ejecutar con sus invisibles aviones asesinos a quien le contradiga, pone argumentos en la balanza de la dignidad. Es la parte optimista en un mundo bajo las sombras del pesimismo. El relámpago en la noche que alumbra nuestra soledad. América Latina sí es de verdad un nuevo continente.

Fuente: http://www.comiendotierra.es/2013/07/06/venezuela-y-snowden-a-la-busqueda-de-los-derechos-humanos/

El Gran Patrón amedrenta al mundo por el caso Snowden

Posted in Geopolítica, Latinoamérica, Manipulación, Occidente, Opinión, UNASUR on 07/07/2013 by athelvok

Tema de actualidad: Escándalo por el espionaje cibernético en EEUU

16:37 05/07/2013
Columna semanal por Vicky Peláez

Al poder le ocurre como al nogal: no deja crecer nada bajo su sombra  (Antonio Gala Velasco, escritor español)

Hace menos de un mes la idea del surgimiento de un Nuevo Orden Mundial Multipolar, en reemplazo al actual Unipolar tenía cautivada a la opinión pública internacional cansada del dominio y el abuso de poder por la única superpotencia del mundo – Estados Unidos.

Los mejores cerebros internacionales y varios hombres lúcidos norteamericanos, como Immanuel Wallerstein, James Petras, Noam Chomsky hablaban del declive económico estadounidense y su debilitamiento militar debido a sus recientes fracasos en Irak y Afganistán”. También resaltaban el inicio de la “nueva época” en América Latina que dejaba de ser el “patio trasero” de Norteamérica.

Pero todo esto ha resultado ser una mera ilusión después de que un desconocido ex técnico de la supersecreta Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward J. Snowden, motivado por su consciencia, decidiera contar a los habitantes del  planeta y presentando pruebas contundentes de que “El Ojo Invisible del Hermano Mayor” ya está controlando las 24 horas al día, cada aspecto de la vida privada de cada uno de ellos.  Con esta revelación la humanidad se ha sumergido en un estado de shock emocional al darse cuenta de lo insignificante que es la vida humana para el poder globalizado, cuyo máximo exponente hasta se ha otorgado el derecho de ordenar y asesinar a cualquier ser humano prácticamente en todos los rincones del planeta, si  lo considera un potencial enemigo de su poder.

Durante varios años la opinión pública  mundial, se negaba por una razón misteriosa  reconocer que la “Doctrina Obama” representa la continuidad de la de su predecesor, George W. Bush quien en el 2002 afirmó: “Se está con nosotros o se está con los terroristas”. Ocho años después, exactamente el 25  de octubre del 2010 el presidente Barack Obama declaró en México: “Vamos a castigar a nuestros enemigos y vamos a premiar a nuestros amigos que nos apoyan en los asuntos que son importantes para nosotros” (“We’re gonna punish our enemies and we’re gonna  reward our friends who stands with us on issues that are important to us”). Su secretario de Estado, John Kerry también dio un claro aviso a los latinoamericanos cuando se refirió en abril pasado a América latina   como “el patio trasero” norteamericano.

Todas estas declaraciones y advertencias no vienen por casualidad, son mensajes de Washington dirigidos al mundo entero para que no tengan muchas ilusiones y que pisen tierra. Resulta que el “patio trasero” tradicional no ha dejado de serlo completamente económica, financiera y políticamente. Inclusive se ha extendido a Europa abarcando a la mayoría de los países como  Gran Bretaña, Francia, España, Italia, Portugal e inclusive está tocando las puertas de la orgullosa y ordenada Alemania que resiste a duras penas las tentadoras ofertas de los Estados Unidos. En un reciente artículo el ex subsecretario del Tesoro en la administración Reagan declaró que a nadie en Europa le “gusta Norteamérica, pero todos aman el dinero de Washington. Inclusive, gente de la dimensión de Winston Churchill tenían que inclinarse ante Washington para poder pagar sus cuentas y las de su país”.

Por eso no es de extrañar la sumisión y el servilismo vergonzoso de Europa al poder de Norteamérica cuando se desató el caso del ex técnico de las NSA, Edward J. Snowden después de que él denunciara la monstruosa  dimensión y extensión del programa del espionaje masivo PRISM contra los propios estadounidenses, China. Rusia, la Unión Europea, los países del grupo  G-20, México etc. Los líderes de Europa, haciendo caso omiso  de la opinión pública de sus pueblos, que consideraron como heroica la denuncia de Snowden (80 por ciento), se aliaron inmediatamente con Washington en la persecución despiadada, ilegal e inconstitucional del denunciante. Pero como solía decir  Henry Kissinger  “lo ilegal lo hacemos inmediatamente y lo inconstitucional tarda un poco más”. Lo nuevo en este caso es la fusión automática de lo ilegal y lo inconstitucional en una forma que no tiene otro nombre que criminal.

El poder globalizado bajo la batuta de Obama arremetió contra cualquier país que se atrevía a opinar sobre la  posibilidad de otorgamiento del asilo político a Snowden. La República popular China y la Federación de Rusia fueron los primeros países amenazados por el departamento de Estado de atenerse a las consecuencias de sus acciones favorables respecto al ex técnico de la NSA. Como se sabe China facilitó el vuelo de Edward Snowden a Rusia y el presidente Putin le permitió quedarse en la zona internacional del aeropuerto Sheremetievo en Moscú.

Todo esto fue posible realizar después de que el cónsul de Ecuador en Londres, Fidel Narváez había otorgado a Snowden un documento de viaje para poder viajar de Hong Kong a Moscú. Una llamada “amistosa” del vicepresidente de EE.UU. Joe Biden a Rafael Correa hizo que el presidente ecuatoriano comenzara a dar muestras de echarse para atrás en sus intenciones de revisar la posibilidad de dar el asilo político a Snowden en Ecuador. Recientemente declaró que “ayudarlo a Snowden fue un error”. El presidente ruso también mostró una actitud rara cuando anunció que Snowden puede quedarse a vivir en Rusia con la condición que “deje de perjudicar a nuestros socios en Estados Unidos”. China mientras tanto no dice ni pío siguiendo su filosofía. Parece que todos estos países se han olvidado o simplemente prefieren  ignorar que en el período 2009-   2011 Estados Unidos otorgó  asilo a 1,222 rusos, 9,493 chinos y a 22 ecuatorianos, permitiéndoles perjudicar libremente  a sus supuestos socios chinos, rusos o ecuatorianos.

La presión norteamericana a nivel internacional ha sido aplastante pero no suficiente en la percepción del departamento de Estado y los 17 organismos de inteligencia de EE.UU… Había que hacer algo más para mostrar el poder de Washington para amedrentar a cualquier país que se atreva solamente a mencionar alguna posibilidad de asilo para Snowden. Para esa demostración cínica eligieron al país más pequeño y más débil, Bolivia de unos 10 millones de habitantes cuyo presidente Evo Morales no descartó en una conversación con los periodistas en Moscú la posibilidad de asilo para el ex técnico de la NSA, aclarando el presidente que todavía no ha recibido ninguna solicitud para  que su gobierno la revisara y tomara una decisión.

Washington con su conocida “valentía”, en cambio, sí tomó la decisión de mostrar a los 192 países del globo quién es el Gran Patrón  y utilizó para esto al presidente Evo Morales cuyo avión FAB-001 Falcon 900 EX dejó el aeropuerto Sheremetievo en Moscú después de la clausura de la Segunda Cumbre de Exportadores de Gas, a la que asistió Evo Morales. Nadie presentía los problemas que surgirían al entrar el avión en el espacio aéreo de la Unión Europea para hacer una escala técnica programada en Lisboa para reabastecerse. Sorpresivamente la torre de control portuguesa le prohibió el aterrizaje por “problemas técnicos”, lo mismo se repitió en Francia, Italia y España. Finalmente, después de dar vueltas en el cielo europeo  FAB-001 estando a punto de quedarse sin combustible recibió el visto bueno para el aterrizaje en Viena, donde el presidente de Bolivia tuvo que esperar 14 horas para que el gobierno español le autorizara cruzar su territorio y hacer escala técnica en las Islas Canarias.

Posteriormente la cancillería española aclaró que fue la  “decisión de cancilleres” de Francia, Italia, Portugal y España de no permitir el aterrizaje del avión presidencial debido a que Evo Morales no dio permiso a las autoridades de estos países para revisar el avión. Por alguna razón “se olvidaron” los líderes de estos países que los aviones presidenciales tienen una absoluta   inmunidad de acuerdo a las leyes internacionales suscritos por todos los países miembros de las Naciones Unidas y que el presidente de un país soberano tiene todo el derecho legítimo de otorgar asilo a cualquier persona y traerlo a su territorio en el avión presidencial tenga o no tenga pasaporte válido.

Pero las leyes internacionales  asemejan a la Ley de Embudo: “Lo ancho para uno y lo estrecho para los demás”.  Resulta que el departamento de Estado tenía “sospechas” de que Edward Snowden estuviera en el avión de Evo Morales y dio la orden a sus fieles e incondicionales servidores franceses, portugueses, italianos y españoles –  habitantes del “patio trasero europeo” de Estados Unidos para que no permitan que este avión sobrevuele sus países sin previa revisión  y busquen a Edward Snowden.

Los norteamericanos sabían perfectamente que el ex técnico de la NSA no estaba en el avión pues durante la perestroika y el gobierno de Yeltsin han logrado penetrar los servicios de inteligencia rusos y colocar sus agentes de influencia en lugares claves de la sociedad y la infraestructura nacional. La información diseminada diariamente por la mayoría de los medios de comunicación respecto al caso Snowden es un reflejo triste de esta situación.

Lo que necesitaba el departamento de Estado era armar un show y mostrar su poder omnipotente para amedrentar a los que sólo se atrevan a mencionar la posibilidad de refugio para Edward Snowden. Los satélites europeos de Norteamérica le demostraron a Evo Morales que para ellos era un simple “sudaca” a quien se puede discriminar, humillar, intimidar y escarmentar libremente, igual como se portan las autoridades de Texas, Arizona, Ohio y en el resto de la mayoría de los estados norteamericanos con los hispanos y peor aún si es que tienen la sangre y los rasgos físicos indígenas.

Sin embargo, lo que no entienden los más poderosos del mundo es que en cada andino, y Evo Morales es uno de ellos, hay un fuerte y siempre rebelde  espíritu de Tupac Amaru o Tupac Katari. No se asustó Evo Morales, sino se indignó  diciendo que “lo que pasó estos días no es una casualidad, no es un error, es una política de seguir amedrentando a Bolivia y a Latinoamérica. Nuestro delito es ser indígena y antiimperialista y de allí es porque cuestionan todas nuestras políticas”. Al  retornar finalmente a su país y descender del avión se dirigió a la multitud que lo estaba esperando: “Pueblo y Fuerzas Armadas, buenas noches. ¡Patria o Muerte! La multitud le respondió con fuerza: “Venceremos” desplegando los carteles que decían: “Francia, Italia, España y Portugal qhinchas de merde”.

Mucho camino tendrá que recorrer todavía  América latina para lograr su soberanía,  el desarrollo socioeconómico y la integración. La convocatoria de una Cumbre de UNASUR en Cochabamba en desagravio a Evo Morales demostró la falta de solidaridad latinoamericana.  Rafael Correa comentó que “no ha sido fácil llegar, no se ha podido hacer una Cumbre porque los estatutos hechos por la burocracia que sirven para lo que no se haga nada, porque por ejemplo para tener una Cumbre  de Presidentes se requiere el consenso de todos los miembros y hubo países que se opusieron, bloquearon esta Cumbre de Presidentes”.

Asistieron a la reunión los presidentes de Ecuador, Argentina, Venezuela, Surinam, Uruguay y por supuesto su anfitrión Bolivia. Los presidentes de Colombia, Brasil, Chile, Guyana e inclusive el Presidente “pro témpore” del UNASUR, Ollanta Humala de Perú se abstuvieron de participar y mandaron sus delegaciones y solidarizándose espiritualmente con Evo Morales. El presidente de Colombia advirtió a Morales, después de expresarle su solidaridad, que hay que hacer todo lo posible para no estropear las relaciones con Europa. Con esta aclaración confirmó que no va a ser fácil deshacerse de la mentalidad servil en América latina.

El mismo Evo Morales debe de arrepentirse de lo que dijo a Francois Hollande durante su reciente gira a Francia: “Mi pedido a nuestro presidente de Francia que Francia sea la puerta para Bolivia en Europa, especialmente ahora conociendo mejor la tecnología europea y especialmente de Francia”. Recién ahora se dio cuenta Morales que el punto de control de las “puertas Europeas” no está en París o Bruselas sino en Washington y que los líderes europeos cumplen una simple función de conserjes  de sus propios países. Eso  obligará a pensar a Evo en la necesidad de comprar los helicópteros franceses,  para la Fuerza Aérea boliviana, pues para él son los mejores en el mundo, aunque los expertos consideren que los aparatos norteamericanos y rusos son de mejor calidad. Igualmente deberá considerar la construcción de una ferrovía de 900 kilómetros contratando a las compañías francesas.

Por supuesto, que la Reunión de Presidentes del UNASUR en Cochabamba emitió una declaración considerando como “inaceptable la restricción a la libertad del presidente Evo Morales”, rechazó la actuación de gobiernos de Francia, Italia, Portugal y España, igualmente exigió a sus gobiernos explicar esta actitud y presentar disculpas públicas. También respaldó la denuncia del gobierno boliviano ante las Naciones Unidas por la violación de los derechos humanos y se acordó “conformar una comisión para esclarecer los hechos”. El gobierno de Mariano Rajoy contestó en seguida, diciendo que España no tiene que disculparse ante nadie. Así de simple. No pasó nada.

Mientras todo esto estaba sucediendo en Cochabamba, la Agencia de Seguridad Nacional seguía su rutina diaria de interceptar los correos electrónicos y  más de mil millones de conversaciones de teléfonos celulares. A la vez, los países a los cuales apeló Snowden con el pedido de asilo están encontrando varios pretextos “técnicos” para declinar este pedido o postergarla  decisión al respecto. El mismo heredero de Hugo Chávez, Nicolás Maduro declaró que “Caracas está dispuesto a dar asilo a Edward Snowden, pero dejaremos la decisión al pueblo de Venezuela”. Nadie sabe que significa esta declaración. Todo el mundo se está preguntando: ¿Qué hubiera hecho Hugo Chávez en esta situación?

Hasta ahora, al momento de terminar este artículo, a pesar de la retórica  ningún país latinoamericano ofreció asilo a Snowden y según la prensa rusa, Moscú se está impacientando con su presencia en Sheremetievo. Da la impresión que al mundo entero no le interesa el destino del denunciante de la existencia del “Ojo Invisible” del Hermano Mayor” que tomó bajo el control a todo el planeta.

Alguna vez escribió el poeta venezolano Víctor Valera Mora: “Esta tierra es un río de rodillas, hay que levantarla”.

Fuente: http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20130705/157473638.html

Unasur `exige disculpas´al `servicio doméstico´ de EEUU (España, Portugal, Francia e Italia)

Posted in Latinoamérica, Occidente, UE, UNASUR on 06/07/2013 by athelvok

Los presidentes de seis países miembros de la Unasur exigieron a España, Francia, Italia y Portugal que pidan «disculpas públicas» por denegar el tránsito aéreo al avión oficial de Evo Morales el pasado martes.

En una reunión de emergencia en la ciudad boliviana de Cochabambapara examinar la crisis abierta con Europa a raíz de este incidente, los jefes de Estado de Argentina, Bolivia, Ecuador, Surinam, Uruguay y Venezuela aprobaron una declaración en la que también reclaman a esos gobiernos que expliquen esa decisión.

El Gobierno de Bolivia ha denunciado que la decisión de negar el tránsito al avión presidencial se debe a la sospecha de que viajara a bordo el extécnico de la CIA Edward Snowden, reclamado por Estados Unidos, y culpan en último término a ese país de lo sucedido.

«El agravio sufrido por el presidente Morales ofende no solamente al pueblo boliviano sino a todas nuestras naciones», señala el manifiesto, que fue leído por el canciller anfitrión, David Choquehuanca, tras una sesión plenaria abierta en la que intervinieron todas las delegaciones asistentes.

Inclusión de España

En la declaración se incluye a España entre los países que vetaron expresamente el tránsito aéreo del avión presidencial boliviano, a pesar de que el Gobierno español ha negado que existiera ninguna prohibición en ese sentido.

Los presidentes que viajaron hoy a Bolivia para respaldar a Evo Morales fueron los de Argentina, Cristina Fernández; Ecuador, Rafael Correa; Surinam, Desiré Bouterse; Uruguay, José Mujica; y Venezuela, Nicolás Maduro.

Por Brasil acudió el vicecanciller Eduardo dos Santos y por Perú, Colombia y Chile, sus embajadoras y cónsul, respectivamente.

«Denunciamos ante la comunidad internacional la flagrante violación de los tratados internacionales que rigen la convivencia pacífica (…) entre nuestros estados, que constituye un acto insólito, inamistoso y hostil, configurando un hecho ilícito que afecta a la libertad de tránsito y desplazamiento de un jefe de Estado y su delegación oficial», arranca la declaración.

En ella se denuncian «el atropello y las prácticas neocolonialesque aún subsisten en nuestro planeta en pleno siglo XXI y la falta de transparencia sobre las motivaciones de las decisiones políticas que impidieron el tránsito aéreo» del avión del presidente boliviano.

Condena asimismo «las prácticas internacionales de espionaje que ponen en riesgo los derechos de los ciudadanos y la convivencia amistosa entre naciones».

«El proceso de construcción de la patria grande en el que estamos comprometidos debe consolidarse en pleno respeto a la soberanía e independencia de nuestros pueblos, sin injerencia de los centros hegemónicos mundiales, superando las viejas prácticas en las que se pretende imponer países de primera y de segunda clase», prosigue.

El texto aprobado declara que «la inaceptable restricción a la libertad del presidente Morales, convirtiéndolo virtualmente en un rehén, constituye una violación de derechos no solo al pueblo boliviano sino a todos los países y pueblos de Latinoamérica, que sienta un peligroso precedente en materia de derecho internacional».

Rechaza «las actuaciones claramente violatorias de normas y principios básicos del derecho internacional, como la inviolabilidad de los jefes de Estado» y exige a los gobiernos de Francia, Portugal, Italia y España que expliquen su decisión y «presenten las disculpas públicas correspondientes en relación a los graves hechos suscitados».

Denuncia de Bolivia ante la ONU

También respalda la denuncia presentada por Bolivia ante la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos «por la grave violación de derechos humanos y puesta en peligro concreto de la vida del presidente Evo Morales».

Los jefes de Estado que acudieron a la reunión apoyaron asimismo el derecho de Bolivia a «realizar todas las acciones que considere necesarias ante los tribunales e instancias competentes».

Se acordó asimismo formar una comisión de seguimiento y encargar a los cancilleres de los seis países firmantes «realizar las acciones necesarias para el esclarecimiento de los hechos».

Por último, en el texto se exhorta a todos los presidentes de los estados miembros de la Unión de Países de Suramérica (Unasur) a «acompañar» la declaración y se convoca «a la ONU y organismos regionales que aún no lo han hecho a pronunciarse sobre este hecho injustificable y arbitrario».

Horas antes de la reunión, durante un acto con organizaciones sociales, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, había denunciado que algunos presidentes de Unasur intentaron obstaculizar este encuentro en Bolivia, al que inicialmente se quiso dar carácter de cumbre de jefes de Estado de la institución.

La situación vivida por Morales el martes ha desatado una grave crisis entre Europa y Latinoamérica, donde todos los países cerraron filas en torno a Morales y condenaron lo sucedido, la mayoría con dureza.

ESPAÑA COLONIAL NO PEDIRÁ DISCULPAS

El ministro español de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha señalado en una entrevista concedida a los ‘Desayunos de TVE’ que España “no tiene que pedir ninguna disculpa a Bolivia” en relación con el conflicto diplomático desencadenado por la retención en Europa del avión del presidente de ese país, Evo Morales, ante las sospechas de que en él pudiese ir el exagente de Inteligencia Edward Snowden. “El espacio aéreo nunca ha estado cerrado y la escala inicial no se anuló nunca”, ha declarado.

 Embajadores del “servicio doméstico” de EEUU serán convocados por Bolivia

El embajador español en La Paz, Ángel Vázquez, será convocado por la Cancillería boliviana para que dé explicaciones por elincidente aéreo sufrido esta semana por el presidente Evo Morales, a cuyo avión prohibieron el sobrevuelo y aterrizajevarios países europeos.

La ministra de Comunicación boliviana, Amanda Dávila, ha afirmado a Efe que Vázquez será llamado junto con los embajadores de Francia e Italia y el cónsul portugués, y ha asegurado que Morales “está indignado” por el trato recibido del embajador español en Viena, Alberto Carnero.

“Al principio había una confusión, pero (ayer) el presidente (Morales) expresó su reclamo personal señalando que España lo trató mal a través del embajador en Viena”, ha señalado la ministra.

Fuente: http://www.insurgente.org/index.php/2012-04-11-10-03-53/europa/item/6183-unasur-exige-disculpas%C2%B4al-servicio-dom%C3%A9stico%C2%B4-de-eeuu-espa%C3%B1a-portugal-francia-e-italia

Vasos Comunicantes

De cómo unas cosas tienen relación con otras.