Archive for the Historia Category

24 cosas sobre ISIS y Al-Qaeda que no quieren que sepas

Posted in EEUU, Geopolítica, Historia, Occidente, Próximo Oriente, Terrorismo on 26/06/2015 by athelvok

El Estado Islámico, ISIS o Daesh, fue creado por la CIA, el MOSSAD y el MI6 para reventar a Siria.

El Estado Islámico, ISIS o Daesh, fue creado por la CIA, el MOSSAD y el MI6 para reventar a Siria. El profesor Michel Chossudovsky, economista canadiense y director del Centro de Investigación sobre la Globalización, en Montreal, ha recopilado 24 verdades que los gobiernos occidentales no quieren que la población conozca acerca de ISIS (o Estado Islámico) y Al-Qaeda… ¿Cómo es posible que sigan el juego de los Estados Unidos encaminado a crear un estado mundial policial? Pasando por la destrucción de pueblos, culturas ancestrales y restos de antiguas civilizaciones. La barbarie en su máxima dimensión.

LEER ARTÍCULO COMPLETO:

COSAS QUE NO QUIEREN QUE SEPAS DE AL-QAEDA

¡Viva las “caenas”!

Posted in Historia, Música, Vídeo on 02/05/2015 by athelvok

En una fecha como la de hoy se dieron dos opciones en el Estado español: la desarticulación del Antiguo Régimen y del Absolutismo o el mantenimiento de las “caenas”. Finalmente, las “caenas” se quedaron en el Estado, dando un respiro de renovación política con una Monarquía Constituyente en el año 1812 y que fue reventada por el Régimen Borbónico, posteriormente, con Los Cien Mil Hijos de San Luis. La revolución se hizo al revés, la oligarquía del Estado se mantuvo como hasta ahora y la verdadera derrotada fue la población.

Con motivo de esta fecha, cuelgo en este post una buena canción de Javier Krahe (en realidad, todas son buenas), llamada “2 de mayo”, que refleja acertadamente los clichés del castellano viejo y del rancio nacionalismo español. Un nacionalismo caduco que se alimenta de esta fecha señalada.

Salut!

Recordando a Dimebag Darrell, por Athelvok

Posted in Historia, Música, Opinión on 08/12/2014 by athelvok

Érase un hombre pegado a una guitarra eléctrica o una guitarra eléctrica pegada a un hombre. Lo dejo al gusto de los lectores.

Mientras guitarristas de otra talla y, quizás de otro mundo, no se cansan de ir escalando hacia arriba y hacia abajo, demostrando una exquisita técnica y un virtuosismo sin igual -tanto, que a veces se pierden en él-, Dimebag Darrell mostraba una completa armonía por saber cuándo destacar todas las cualidades ya dichas y cuándo saber que ya estaba de más. Una medida que lo encumbró a ser uno de los mejores guitarristas del metal y a ser un gran músico.

dimebag-darrelljpg

Darrell Lance Abbott nació en un 20 de agosto de 1966. Tanto él como su hermano, Vincent Paul Abbott, o Vinnie Paul para los amigos, vivieron familiarizados con la música desde la tierna infancia. ¡Familiarizados! Su padre era propietario de un estudio, en el que trabajaba como compositor y como productor, además de ser un profesional del country. Rodeados de instrumentos musicales y de artistas de country o de blues, los hermanos Abbott no tardaron en dar sus primeros pinitos con la música. Un hecho curioso es que los hermanos Abbott se interesaron por la percusión. Finalmente, la destreza de Vinnie Paul por tocar la batería y los desencantos de Dime con la percusión, provocó que se decantara por otro instrumento: la guitarra. Alternando entre un instrumento y otro, finalmente se decidió por la guitarra.

Pactos con el diablo o no, con el paso del tiempo, su aprendizaje fue progresando con una celeridad “rapidérrima”. Con tan solo quince años ya causaba sensaciones en el Estado de Texas: como ganaba todas las competiciones regionales de guitarra a las que se presentaba, le llegaron a prohibirle la inscripción a estos concursos. Así que optó por irse a otros derroteros.

El de la derecha, aunque parece mentira, es Ace Frehley sin maquillaje

El de la derecha, aunque parece mentira, es Ace Frehley sin maquillaje

Fue en año 1981 cuando los hermanos Abbott formaron la banda Pantera, junto con Rex Brown como bajista y Terry Glaze como vocalista. Dejando a un lado el toque country del que estaban familiarizados, se encaminaron hacia el rock duro haciendo versiones de grupos como Quiet Riot o Van Halen. Además, decidieron tocar tocar los enchufes y los cables pelados con los dedos desnudos para lucir una estética glam o hair metal. Ropa incluida:

¡¡BIENVENIDOS A LOS 80!!

Después de publicar Power Metal (1988), Pantera dejará a un lado la estética glam para acercarse más al mundo del thrash metal y del groove metal. También sustituirán a Terry Glaze por Phil Anselmo, que era el vocalista más underground y más conveniente para lo que estaba por venir. Las influencias a destacar van desde Randy Rhoads (Quiet Riot/ Ozzy Osbourne) o Ace Frehley (Kiss) pasando por Judas Priest, Black Sabbath o Deep Purple hasta Metallica, Megadeth o Anthrax. Es en esta etapa donde saldrán las óperas magnas de Pantera: Cowboys from hell (1990), Vulgar display of power (1992), Far beyond driven (1994), The great southern trendkill (1996) y Reinventing the steel (2000). Cada cual, un sonido más pesado, más oscuro, más aguerrido… ¡y mientras, te estampan un puñetazo en toda la cara!

ESTO YA SON LOS 90

Más adelante, a inicios del presente siglo, los problemas internos en la banda -la fama no le sentó muy bien a Phil Anselmo- llevaron entre otras cosas a la disolución de la misma. Fueron 22 años de buena cosecha. Dimebag nos dejó brillantes, limpios y claros solos -¡a pesar de la distorsión!- como el de Cowboys from hell, el bluesero This love, Walk, los agudos de Cementery Gates o los armónicos de Floods, entre otros.

Después de la ruptura de Pantera, en el 2003 los hermanos Abbott, Patrick Lachman y Bob Zilla forman el grupo de groove metal y de nu metal Damageplan. Un año después presentan el primer álbum del grupo, llamado New found power. El disco fue un gran trabajo en el que se refleja una clara sombra de Pantera, pero se supo recoger y fusionar el metal de los 90 con la novedad del momento que estaba pegando muy fuerte: el nu metal. Queda claro que no estaríamos hablando de un St. Anger de Metallica. Dimebag seguía demostrando que la música lo era todo y podía sacarse riffs de guitarra de debajo de la manga, crear punteos haciendo el pino y componer solos practicando el funambulismo.

ASÍ SONABA DAMAGEPLAN

Por las pintas de este primer trabajo, todo parecía encaminar al grupo a ser un punto de referencia en el metal, pero la ilusión se vio frustrada por el asesinato de Dimebag Darrell. Coincidencias o no -también era el vigésimo cuarto aniversario del asesinato de John Lennon-, un hombre oriundo de Ohio, de cuyo nombre no quiero acordarme, disparó seis veces al guitarrista mientras la banda presentaba el disco en el Ohio Columbus. Antes de que fuera reducido de un disparo mortal por la policía de la región, el hombre de Ohio también asesinó a Nathan Bray, de 23 años de edad, un empleado del club, Erin Halk, de 29 años de edad y el guardia de seguridad de Damageplan, Jeff “Mayhem” Thompson, de 40 años de edad. Además, el técnico de batería de la banda, John Brooks, y el manager del tour, Chris Paluska, también fueron heridos, entre otros.

Antes de que llegaran los servicios de emergencia, varios integrantes del local intentaron hacer una reanimación cardiopulmonar al guitarrista, pero poco se pudo hacer. Darrell Lance Abbott murió en ese fatídico día 8 de diciembre de 2004.

¿Motivos? Hay muchos rumores y pocos testimonios que argumenten la razón de este acto atroz. Unas fuentes indican que la ruptura de Pantera indujo a este hombre de Ohio a asesinar a Dime, es decir, que el hecho de disolverse Pantera presentaba todos los alegatos para que este hombre de Ohio decidiera que todo el peso de la ruptura del grupo cayera bajo los hombros de Dimebag. Otras fuentes explican que las canciones de Pantera leían su mente y se ve que al hombre le molestaba. En lo que sí coinciden todas fuentes es que este tipo tenía diagnosticado una esquizofrenia paranoide.

Por lo tanto, alejándonos un poco de este terrible suceso, hay que destacar que la pasión por la vida y por la música de este buen hombre lo encaminaba a ser todo lo contrario a un tipo polémico, problemático o controvertido. En un artículo de Jot Down, escrito por Emilio de Gorgot, destacaba que “su carácter risueño y amigable era un secreto a voces dentro del mundillo musical. Todo el que lo conocía solía describirlo como un tipo alegre que tenía ganas de divertirse y que aceptaba fácilmente a la gente en su círculo, siendo tremendamente sociable.”

Bumble_Bee_Front_-_Ed21

Van Halen y “BumbleBee”

A modo de colofón, hay un dato curioso. Dimebag, cuando trabó amistad con Van Halen, le pidió una réplica de la famosa guitarra “Bumblebee”, ya que esta ya no se fabricaba. Unos meses antes del tiroteo, Van Halen encargó la copia de la guitarra, pero no se llegó a terminar antes del asesinato. Así pues, él mismo cedió la “Bumblebee” original para que Dimebag fuese enterrado con ella. Estando vivo y siendo consciente de ello, ¿Dimebag habría dicho a gritos que lo mataran?

Rest in Peace, Dime!

Crímenes y errores, por El Gran Wyoming

Posted in Censura, Historia, Manipulación, Opinión, Política, Sociedad, Terrorismo on 19/11/2014 by athelvok

Actualizada 18/11/2014 a las 10:56

 

Ya no saca pecho don Rodolfo Martín Villa para defender las acciones criminales que llevaban a cabo las fuerzas del orden público contra un pueblo indefenso que luchaba por la libertad. Cuando la sangre regaba nuestras calles, cuando los crímenes acababan de cometerse, aparecía don Rodolfo en los medios de comunicación tergiversando los hechos, encubriendo los asesinatos, justificando lo injustificable con la arrogancia que confiere la impunidad, provocando lágrimas de rabia en los ciudadanos que asistían impotentes a la representación de aquella ignominia con los cuerpos aún calientes.

No le vamos a negar el derecho a ejercer la cobardía para salvar el pellejo a este prohombre de la patria que tanto ha hecho, según algunos que tienen superado el pasado, para que todos disfrutemos de democracia y libertad, pero ahora que todavía podemos hablar yo también voy a ejercer el mío a discrepar. Creo que ni la democracia, ni la libertad, deben nada a personajes como Martín Villa o Manuel Fraga Iribarne, otro presunto responsable del advenimiento de la normalidad democrática a nuestro país que también ha muerto sin rendir cuentas a la Justicia, ya que dedicaron toda su inteligencia y energía cuando eran más validos a que en España no hubiera libertad ni democracia nunca.

Sólo cuando murió el dictador y el cambio era inevitable se apuntaron al juego que habían condenado y reprimido con saña toda su vida en una especie de chantaje político según el cual su presencia en las instituciones calmaría las ansias golpistas del Ejército, siempre con un pie en la calle debido a la cantidad de atentados terroristas que se perpetraban entonces. Pero no confundamos los hechos ni las intenciones. Mientras vivió el dictador ambos fueron estrechos colaboradores, responsables y ejecutores de aquella política corrupta y sanguinaria y su brillante carrera en El Régimen lo confirma. El más mínimo gesto, la menor sombra de duda, la tibieza ante la adicción al Caudillo se convertían en cese fulminante del cargo, acarreado a domicilio por un motorista que salía de El Pardo y que para los políticos de la época representaba la mismísima imagen de la parca. Entonces no se hablaba de fieles, no era suficiente, sino de “adictos” y ambos lo eran, sumisos e implacables.

Escuché las declaraciones de Martín Villa en RNE en las que afirmaba mostrarse dispuesto a declarar ante la jueza argentina y arrancaba con cierta sorna diciendo que todavía le queda humor para afrontar este suceso. Parece que le ha sorprendido esta orden de arresto, no entiende de dónde puede sacar esa señora su relación con aquellos hechos criminales y afirma que “ni hizo ni pudo hacer” ya que nunca fue ministro con Franco a pesar de que tuvo oportunidad. Mala memoria gasta don Rodolfo: cuando pudo se extralimitó, y pudo, bien sabe que pudo, fue un periodo de incuestionable omnipotencia, nunca se pudo tanto como en aquel tiempo de humillación, secuestro, tortura, y muerte. Fue una era de terror, de pánico, de vergüenza por la condición en la que sumían a los ciudadanos.

En cualquier caso, no todo lo punible pasa por haber sido ministro de Franco y obvia que tuvo otros cargos de gran responsabilidad durante la dictadura. Pero no se entiende bien a qué viene esa polémica porque los hechos con los que se le relaciona, los asesinatos de Vitoria, tuvieron lugar en el año 1976, cuando Franco estaba muerto, y él sí era ministro, primero de Relaciones Sindicales, y más tarde de Gobernación, a los tres meses de aquellos sucesos y, sin duda, nombrado en premio a su colaboración en la negación de los hechos y la legitimación de aquella política, como cuando dio un paso al frente y de la mano de su colega Fraga tuvo el valor de presentarse en el hospital a visitar a los heridos como si se hubiera tratado de un accidente de tráfico en lugar de una masacre, tal y como la describió uno de los policías que intervino en el ajusticiamiento y pedía más cartuchos.

En las grabaciones de las comunicaciones entre los policías se escucha cómo se dan instrucciones para evitar que los que estaban encerrados en una iglesia pudieran escapar, con lo que se hubiera evitado el resultado final: “Aquí ha habido una masacre”; “De acuerdo”, responde el compañero; “Pero de verdad una masacre”; “Estoy en plaza Salinas, hemos contribuido a la paliza más grande de la historia”, sentencia otro policía.

Les molestó a tan intrépidos y valerosos políticos que las familias les recriminaran aquella visita al hospital: “¿Venís a rematarlos?”, les increpó un familiar. Sin duda fue un acto de propaganda innecesario, un gesto de crueldad excesivo, un desprecio a los muertos y a los heridos que incrementaba su dolor ante la impotencia de ver al verdugo pasearse arrogante comprobando la dimensión de su obra. No fueron a pedir perdón, sino a hacer méritos y dejar claro a la opinión pública quién mandaba allí y hasta qué punto estaban dispuestos a perpetuar un sistema que agonizaba.

Aquella hazaña quedó en el recuerdo de algunos que vivimos los hechos no como un acto de legítima defensa ante la agresión sufrida por la policía a manos de ciudadanos armados, tal y como se difundió en su día la noticia, ¿lo recuerda, don Rodolfo?, sino como un asesinato injustificable de obreros indefensos que salían atropellándose de la iglesia de la que estaban siendo desalojados con gases para ser ametrallados desde fuera. Aunque injustificable no sería un término válido para todos, esto decía don Manuel en el año 2003 con respecto a aquellos crímenes: “No puedo decirle que la actuación fue excesiva en aquellos momentos, fíjese cómo han actuado ahora los rusos en el teatro Dobrovka”. Se refería al asalto por parte de las tropas rusas de aquel teatro donde murieron 39 terroristas y 129 de los rehenes que tenían secuestrados. Que hubiera actos más sanguinarios que los que se producían durante su ministerio le eximían de toda responsabilidad, por lo visto.

De aquel tiempo viene una frase que pronunció Martín Villa para relativizar los asesinatos de las fuerzas del orden: “Lo nuestro son errores, lo suyo son crímenes”. Se refería a ETA, todo era ETA, todos eran ETA y todo lo justificaba ETA. Eran laxas las conciencias de los chicos del régimen. En fin, no se trata de mirar hacia atrás con ánimo de venganza, como replican periodistas que, sin embargo, nos recuerdan constantemente los crímenes de Stalin, sino de hacer justicia para que la Historia tenga coordenadas.

Yo no era el ministro”, dice. Es cierto era su compañero de fatigas don Manuel Fraga Iribarne, presidente fundador del partido que hoy nos gobierna hasta su muerte y recordado por la mayoría de los representantes de los partidos del arco parlamentario como arquitecto de nuestra sistema democrático y padre de la Constitución. Yo, como digo, no estoy de acuerdo.

Apela nuestro recién nombrado ministro de Justicia, Rafael Catalá Polo, a la ley de amnistía ignorando que no es incompatible con la investigación de los hechos. Imagínese que es inocente, no se le puede amnistiar. Primero se investiga, luego se juzga y, si ha lugar, se amnistía al condenado, pero para poder aplicarle la ley, primero hay que hacer una instrucción y saber qué ocurrió en aquel tiempo que usted, señor ministro, dice que hemos superado. Usted, seguro. Hubo muchos que superaron aquello el mismo día, pero yo no. Y le ruego que no generalice. No habito en el rencor, pero no quiero superar aquellos crímenes, toda aquella basura. Es una cuestión de conciencia, de respeto, de memoria a aquellos que con su sangre nos trajeron la democracia, no fueron los que portaban las armas. Tampoco los que les daban las órdenes y les encubrían para mantener sus privilegios y medrar en aquel sistema corrupto.

Nadie fue investigado ni condenado por aquellos hechos. Cuarenta años después nos dicen que tampoco se puede. Hablemos pues de Maduro y de la Ley Mordaza de Ecuador.

9-N, “Escolta, Espanya”, por Jaime Pastor

Posted in Historia, Opinión, Política, Sociedad on 12/11/2014 by athelvok

10 nov 2014

Jaime Pastor
Profesor de Ciencia Política de la UNED y autor de Cataluña quiere decidir, Icaria, 2014

El acontecimiento vivido en Catalunya este domingo ha sido un ejercicio de participación democrática y de desobediencia masiva, alegre y festiva, frente a un Estado y un gobierno que, como ha escrito Suso de Toro, han hecho el ridículo ante el mundo anunciando, primero, que la consulta no se iba a celebrar y, luego, ante el hecho consumado, que era “antidemocrática, inútil y estéril”. Un ridículo que puede ser mayor si, respondiendo a la presión electoralista de UPyD, se les ocurre recurrir al Código Penal para criminalizar a los promotores.

Es cierto que esta consulta “alternativa” no ha sido la que, por culpa del gobierno y del Tribunal Constitucional, estaba prevista inicialmente con todas las garantías democráticas y que ha contado con el boicot de fuerzas y sectores sociales catalanes partidarios del doble No. Pero también lo es que el grado de participación alcanzado (2.305.290 personas) y el eco mundial que ha obtenido este acto “ilegal” no tienen precedentes en Europa. Todo esto le da un valor simbólico enorme y obligará sin duda a que sea materia obligada dentro de la agenda de la Unión Europea, pese al autismo que sigue mostrando el gobierno de Rajoy, ya que se ha convertido en un factor añadido de inestabilidad política y de “prima de riesgo” en la eurozona.

Por eso viene a cuento el viejo poema de Joan Maragall de 1898 que empezaba así: “Escolta, Espanya –la veu d’un fill que et parla en llengua castellana”, y concluía con “Adèu, Espanya”. En aquel entonces, tras la caída del Imperio en Cuba, Filipinas y Puerto Rico, era un catalanismo emergente el que se ponía en marcha frente a un nacionalismo español mayoritario que se haría cada vez más conservador, reactivo y militarista hasta que llegó la Segunda República y entonces ya era la “cuestión catalana” la que hubo que encarar abiertamente, no sin tensiones. De ahí nació un recortado Estatut de autonomía que pronto se vería frustrado  por la derecha católica y, luego, por  el franquismo.

Más tarde, la “Transición” significó un nuevo punto de partida pero pronto, después del 23F de 1981, se vio que a los dos grandes partidos, como ha recordado Bartolomé Clavero, solo les interesaba reafirmar la primera parte del artículo 2 de la Constitución sobre la “indisolubilidad e indivisibilidad de la nación española”, dejando en el cajón el desarrollo del término “nacionalidades”. Ahora, una vez agotada la “tercera vía” que quiso ser el Nou Estatut, y ante el agravio comparativo que genera una crisis económica convertida en pretexto para la recentralización política por parte del PP, es ya un demos con vocación de sujeto soberano propio el que se afirma en Catalunya frente a un régimen decadente al que, incontestablemente, le ha ganado la partida en este “día histórico”, como han tenido que reconocer el líder de Ciutadans o Francesc de Carreras, entre otros. No cabe sorprenderse, por tanto, de que el independentismo encuentre cada vez más apoyos.

Ante ese panorama no es posible seguir ya con la política del avestruz desde el Estado y la sociedad española. De la respuesta que se dé al clamor mayoritario en Catalunya a favor de su derecho a decidir depende también el futuro de este Estado y de una idea de España que no trate a aquélla como “parte de su cuerpo” sino de igual a igual. Porque solo así se podrá llegar a establecer libremente una nueva relación de vecindad, ya sea federal, confederal u otra y evitar un, ya definitivo, “Adèu, Espanya”.

Afortunadamente, soplan vientos de cambio en la política española y el ciclo electoral de 2015 anuncia el comienzo del fin de este régimen corrupto cuyas elites, sin escrúpulo alguno para modificar la Constitución y “ceder” soberanía a los mercados financieros y la troika, continúan por el contrario aferrándose a la concepción esencialista de la nación española inscrita en ese texto “sagrado”.

Esperemos, pues, que las nuevas fuerzas ascendentes en el Estado español sepan escuchar esta vez el mensaje que llega desde Catalunya y se comprometan, ya desde ahora, a reconocer no solo la realidad plurinacional de este Estado sino también a apoyar lo que allí se decida. En todo caso, la historia también nos enseña que incluso esas promesas, como ocurrió con Azaña y los republicanos españoles en la II República, primero, y luego con el PSOE y el PCE en la “Transición”, pueden verse incumplidas en nombre del “sentido común” dominante (o sea, de lo que digan los “poderes fácticos” de ayer y de hoy). Por eso la única garantía de que el movimiento soberanista-independentista no se vea de nuevo defraudado es que siga adelante en su desafío democrático, desbordando cuando sea necesario el marco de la legalidad vigente y buscando la convergencia con los pueblos del Estado español que también están reclamando su derecho a decidir y su soberanía. En ese camino esperemos que también puedan librarse del control que sobre ese movimiento va a querer ejercer una CiU dispuesta a “refundarse”, queriendo así hacer olvidar que también sus dirigentes forman parte de “la casta” corrupta y han estado en la vanguardia de las política neoliberales.

Público

(Documental) Thomas Sankara, la Revolución asesinada

Posted in África, Historia, Occidente, Política, Vídeo on 03/11/2014 by athelvok

Burkina Faso: después de 27 años cayó el Golpísta y huyó; Francia ni cae ni huye

Posted in África, EEUU, Estafa, Geopolítica, Historia, Occidente, OTAN, UE on 02/11/2014 by athelvok

 

En memoria de Thomas Sankara; el “Che” Negro de Africa

 Thomas Sankara

El poder cambia de manos en Burkina Faso: El presidente Campaoré, que llegó al poder en 1987 en un golpe diseñado en Occidente, se refugia en el sur del país.

 

SÁBADO 1 DE NOVIEMBRE 2014

 

El ejército ha respaldado al ‘número dos’ de la guardia presidencial, el teniente coronel Isaac Zida, como líder del Gobierno de transición. Su decisión pone fin al vacío de poder creado por la dimisión del ya ex presidente de Burkina Faso, Blaise Compaoré, que sumió en la confusión al país después de que -en apenas un día- dos militares de alto rango se proclamaran presidente.

El jefe del Estado Mayor, el general Honoré Traoré, y el ‘número dos’ de la guardia presidencial, Isaac Zida, habían emitido sendos comunicados asumiendo el poder del gobierno de transición que en teoría debe preparar unas elecciones presidenciales que aún no tienen fecha. El respaldo de las fuerzas armadas hacia Zida pone fin, aparentemente a esta disputa por el poder.

“El teniente coronel Yacuba isaac Zida ha sido elegido por unanimidad para liderar la transición abierta tras la marcha del presidente Blaise Compaoré”, se lee en un comunicado difundido por los jefes militares del país, después de que se reunieran para decidir entre Zida y Traoré.

CORONEL ISAAC ZIDA

 

HABLA ZIDA; PRESIDENTE INTERINO

Esta mañana se escucharon numerosos disparos en los aledaños del palacio presidencial. Poco después Zida apareció en la televisión local BF1 para proclamarse presidente: “A partir de hoy asumo la responsabilidad como líder de esta transición y como jefe de Estado”, ha declarado vestido con su uniforme militar.

En declaraciones a la agencia Reuters, Zida ha desmentido que el ejército haya dado “un golpe de estado” y que se trata de “un levantamiento popular”. También ha asegurado que el ejército se ha visto obligado a dar un paso al frente para evitar la anarquía y garantizar una transición rápida.

“Quiero rendir homenaje a los mártires de este levantamiento y me inclino ante los sacrificios hechos por nuestro pueblo”, ha añadido sin mencionar, una vez más, al general Traoré. Zida ha pedido el apoyo de la Unión Africana y de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Ecowas, en sus siglas en inglés).

Por ahora tanto el aeropuerto como las fronteras terrestres siguen cerradas y decenas de unidades leales a Zida se ha desplegado en zonas estratégicas de Uagadugú para contener a las masas y hacer cumplir un toque de queda nocturno.

LA CAÍDA DEL GOLPÍSTA

Una revuelta popular con centenares de miles de ciudadanos en la calle y que ha dejado entre cuatro y treinta muertos, según las fuentes, ha acabado con los 27 años de presidencia de Blaise Campaoré en Burkina Faso (antes Alto Volta), uno de los países más pobres del mundo.

Radio Omega, una emisora local de Uagadugú, la capital del país, informó poco después de medio día de la dimisión del presidente, “a fin de permitir un proceso de transición con elecciones libres en un plazo máximo de noventa días”.

La ciudad es sede de una unidad militar que es particularmente afín al presidente saliente, lo mismo que el mencionado general Traoré. Precisamente por eso, para evitar una continuidad camuflada, las manifestaciones populares, que este jueves tomaron por asalto e incendiaron el parlamento y la sede de la televisión, continuaron vilipendiando al nuevo general y aclamando a otro militar retirado, Kuamé Lugué, muy popular en la calle.

Clave para la gran revuelta popular ha sido el malestar ante el proyecto de modificación constitucional de Blaise Campaoré. Desde hace meses la oposición contestaba la reforma del artículo 37 que limita a dos quinquenios el mandato presidencial. Ese límite impedía a Campaoré, de 63 años, volverse a presentar en 2015.

La indignación no se entiende sin tener en cuenta que el presidente ya había reformado en dos ocasiones, en 1997 y en 2000, ese artículo, primero anulando la limitación, luego introduciéndola con un tope de dos mandatos de siete años, y finalmente, en 2005, estableciendo dos mandatos de cinco años, lo que le permitió volver a poner el contador a cero. Esa cuenta caducaba ahora en 2015 y se quería volver a reformar para perpetuarse en el poder monopolizado durante 27 años. Resultó demasiado.

En París, frente a la embajada de Burkina Faso, en el boulevard Haussman, la oposición “burkinabé” organizaba una manifestación de júbilo.

“Lo que ha pasado no ha sido inesperado, hacía años que las organizaciones de la sociedad civil y los partidos políticos fortalecían su acción para echar a Campaoré”, explica el doctor Didier Ouedraogo, presidente del movimiento burkinabé por los derechos del hombre y coordinador de la manifestación parisina, que reunió a gente bailando al ritmo de los tambores en plena calle.

Blaise Campaoré llegó al poder el 15 de octubre de 1987, en un golpe de Estado en el que se asesinó a sangre fría al popular presidente anterior, Thomas Sankara, y a otros doce de sus partidarios. Fue una traición, pues Campaoré era entonces el brazo derecho de Sankara. La muerte y memoria de aquel extraordinario presidente revolucionario africano, un hombre que fue a contracorriente de su época, ha perseguido a Campaoré a lo largo de estos 27 años, y también ha inspirado a la oposición.

Nacido en 1949, Thomas Sankara fue el artífice de la revolución del país, que entonces se llamaba Alto Volta, del año 1983. El suyo fue un movimiento claramente a contracorriente de la época: cuando el bloque del Este comenzaba su definitiva quiebra, y mientras en el mundo occidental se afirmaba la involución neoliberal de los Reagan y Thatcher, asumida poco después por la socialdemocracia, en Francia claramente a partir de aquel mismo año por Mitterrand.

Sankara cambió el nombre del país, un producto semántico-geográfico de la colonización, para adoptar el de Burkina Faso, que significa el país de los hombres íntegros en una fórmula que mezcla palabras de dos de las lenguas del país. Sankara renunció al estilo tradicional del gobernante africano en sintonía con el neocolonialismo. Uno de sus primeros gestos fue vender la flota de Mercedes de los funcionarios del gobierno. Él se movía en un viejo Renault 5. Potenció la producción local y la autosuficiencia, combatió la corrupción y animó la emancipación femenina y el trabajo de los agricultores.

“El equipo que rodeaba a Sankara era gente voluntariosa y muy comprometida, pero con un nivel de cultura universal muy bajo y un horizonte muy pequeño”, explica el periodista Pedro Canales, uno de los españoles que vivió aquellos años en Burkina Faso, organizando la prensa local, el diario Sidwaya y la revista Carrefour Africain. “Sankara era diferente; un idealista apasionado, con un sentido de la vida muy profundo, que cantaba y bailaba en los bailes populares a los que acudía con su mujer Mariam y sus dos hijos, Philippe y Auguste”, dice Canales.

“Pese a sus debilidades, Sankara dio una clara esperanza a la población, su política era una ruptura con el control de las potencias extranjeras sobre nuestro país”, dice el doctor Didier Ouedraogo. “Esa tendencia hay que relanzarla y es plenamente actual para toda África y para Burkina Faso. Sankara no pudo realizar la soberanía, pero con Blaise hemos ido claramente hacia atrás”, opina.

Gracias a una relativa libertad de expresión y pluralismo político, Campaoré se hizo presentable en París y ha mantenido padrinazgos estables en el Partido Socialista francés, como los que se le atribuían ante la ministra de Ecología y Energía, Ségolène Royal. El golpista presidente saliente ha sido una pieza disciplinada de la llamada Françafrique, el siempre turbio orden neocolonial de complicidades, corruptelas y dependencias políticas y económicas existente entre París y sus ex dominios africanos. Desde hace años, ese orden se siente amenazado por la competición y creciente presencia en África de países como China e India, explica el politólogo de origen egipcio-senegalés Aziz Salmone Fall, profesor de la Universidad de Quebec en Montreal (UQAM).

Comenzando por Libia, Sudan, Argelia y Níger, Estados Unidos está desplegando desde el año pasado tropas en 35 países de África, ¿por qué ese nuevo interés imperial por África representado por la división africana del Pentágono, el Africom, creado en 2008 y con centro de mando en Stuttgart, Alemania?, preguntamos a este especialista.

“Los países africanos se ven tentados por nuevos socios comerciales, y en ese contexto el continente comienza a ser escenario de esa estrategia de lucha contra el terrorismo, véase la desestructuración de Libia, mediante la cual nuestros ejércitos son poco a poco controlados por los estados mayores occidentales”.

“Los grupos islamistas apoyados por los países del Golfo han sido utilizados para justificar la presencia de la OTAN en suelo africano, porque los países de la región pueden ahora encontrar ayudas de países fuera de la OCDE, países grandes que la prestan sin condicionalidad, sin la condición de abrazar el consenso de Washington, del Banco Mundial, del FMI, etc. También porque los países estaban a punto de avanzar hacia una mayor unidad, hacia una consolidación de su integración económica y política, gracias a países como Libia, Argelia y Sudáfrica, y eso va contra sus intereses”, dice Salmone Fall.

Este profesor de nacionalidad canadiense anima desde hace años, el “Comité Justicia para Thomas Sankara” y reivindica el panafricanismo de aquél. Desde 1997, el comité ha presionado internacionalmente para que se investiguen las circunstancias del golpe contra Sankara que encumbró a Campaoré en 1987, así como para que se identifique el lugar de su enterramiento en el cementerio de Dagnoen. En 2006 el Comité de Derechos Humanos de la ONU asumió esa petición.

Durante el juicio internacional por las masacres de Sierra Leona, los esbirros de Charles Taylor, el presidente de Liberia condenado a cincuenta años por crímenes contra la humanidad, declararon que el golpe contra Sankara fue diseñado por Francia y la CIA.

Sankara, “tenía una idea muy clara de las limitaciones de su revolución, sabía que no podría triunfar aislada y era un internacionalista convencido”, explica el periodista Pedro Canales. “Su táctica era desarrollar la cultura, todo tipo de conocimiento, para evitar que la revolución acabara como tantas otras.

Mientras se limitó a Burkina, los franceses le dejaron hacer, pero cuando se lanzó a apoyar a grupos similares al suyo en Costa de Marfil, Togo, Benin y Sierra Leona, las cosas comenzaron a torcerse. París se puso manos a la obra. No se quería asesinar a un presidente con tanto carisma y se organizó de tal manera que lo hicieran los propios burkinabés.

Sembraron la cizaña dentro del grupo dirigente y se provocó un golpe de estado”, recuerda el periodista.

La Asamblea Nacional francesa ha ignorado hasta el momento la reclamación de investigación del Comité Justicia para Thomas Sankara, presentada en París en dos ocasiones, el 20 de junio de 2011 y el 5 de octubre de 2012. Tanto el Presidente François Hollande como su ministra de justicia, Christiane Taubira, han ignorado los correos que se les ha hecho llegar, señalan fuentes del comité.

“Thomas Sankara comprendió muy rápido que para salir del agujero había que contar sobre los propios recursos y sobre una autonomía colectiva panafricana”, explica el profesor Salmone Fall. “Dio poder a los campesinos, a las mujeres, a los que hacen funcionar la economía de verdad, y quiso poner a la elite en una lógica patriótica, es decir apartada del enriquecimiento ilimitado y de la corrupción de los fondos públicos. Comprendió la necesidad de crear unas nuevas relaciones con las potencias occidentales, con intercambios equitativos y protección de nuestros mercados interiores. En el fondo no hizo más que poner en práctica las ideas de Patricio Lumumba, Mejdi Ben Barka, Gamal Abdel Nasser y Amilcar Cabral, todos ellos asesinados o combatidos. Por eso fue asesinado”, concluye este experto.

Francia tiene hoy en Uagadugú la principal base de fuerzas especiales de la lucha contra el terrorismo y ha integrado al país en la zona de intervención de la operación “Barkhane”, recuerda la asociación “Survie” en un reciente comunicado dedicado a la crisis en Burkina Faso.

Insurgente

Vasos Comunicantes

De cómo unas cosas tienen relación con otras.