HONG KONG: otra “revolución de color” empujada y financiada por el poder económico occidental

Manifestaciones en Hong Kong

Estos días verán que los poderosos medios audiovisuales (RTVE, 1  EL PAÍS, 2 ABC 3), así como las organizaciones “humanitarias” bajo el manto y mando del poder económico occidental (Amnistía Internacional),  se están centrando en las protestas llevadas a cabo en Hong Kong, que pertenece a China, aunque como una Región Administrativa Especial, por parte del movimiento Occupy Central. Este movimiento exige supuestamente una democracia plena y real. Curioso ver a los medios de comunicación españoles en este papel, cuando estos mismos días hacen lo contrario respecto al derecho a decidir de los catalanes.  Ustedes, que son inteligentes y conocedores de los hechos, creo que se habrán dado cuenta que no se trata de defender la democracia, cuando en la casa propia, en Estados Unidos o en la misma España, se persigue y se castiga el poner en práctica esta, sino que se trata de atacar al enemigo o rival político o económico utilizando la excusa de la democracia.
Ya saben la norma: cuando vean a los medios corporativos, y también a las organizaciones apodadas como “humanitarias” actuar de esta forma unánime y prolífica con una campaña política, es que han recibido una orden de las corporaciones que los y las dirigen para que lleven una acción que les beneficie. En este caso es obvio que las corporaciones occidentales tienen la intención de perjudicar a China, dañando su imagen e intentando desgajar su territorio con el fin de debilitarla. Hong Kong es, además, un lugar especialmente importante para el mundo del capital financiero.
En China los expertos en política ya veían estas intenciones de los poderes extranjeros en Hong Kong, indicando que ya hace meses se había iniciado la “revolución de color”.
Es justo decir que una “revolución de color” está ocurriendo en Hong Kong. La diferencia entre la “revolución de color” aquí y en otras partes del mundo es que no hemos visto la violencia que ha ocasionado miles de muertos en esos países. Y a diferencia de lugares como Ucrania, Siria y Egipto, la intervención extranjera en Hong Kong sigue todavía encubierta.
 Todos los indicios muestran que el conflicto aquí será prolongado. Es una campaña que se lleva a cabo bajo el pretexto de la “democracia” y que dice que es pacífica y no violenta. Pero lo que realmente pretende hacer es paralizar el Gobierno de la RAS [Región Administrativa Especial] hasta que el Gobierno central acepte la derrota y abandone su jurisdicción sobre Hong Kong. 4
Entonces, ¿hay algo de cierto que estas protestas en Hong Kong están dirigidas o financiadas desde el exterior, además de ampliamente apoyadas y divulgadas en los medios de comunicación occidentales?
Tenemos a la misma Casa Blanca apoyando tales protestas, ¿se imaginan a Rusia o a China apoyando al movimiento Occupy Wall Street? ¿Qué ocurriría? ¿Les llamarían a estos traidores y que eran mercenarios a sueldo de una potencia extranjera?
Esto decía la Casa Blanca:
La Casa Blanca está siguiendo de cerca las protestas democráticas en Hong Kong y apoya las “aspiraciones de la gente de Hong Kong”, dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest el lunes. 5
Una organización filial a la NED (National Endowment for Democracy), la NDI (National Democratic Institute), que trabajan ambos en beneficio de la Administración estadounidense y finalmente de las grandes corporaciones indicaba lo siguiente:
Desde 1997, el  NDI ha llevado a cabo una serie de misiones en Hong Kong para considerar el desarrollo del marco electoral “post-reversión” de Hong Kong, el estatus de autonomía, el Estado de Derecho y las libertades civiles bajo la soberanía china, y  las perspectivas y desafíos para la democratización. 6
Bajo la retórica de buscar la democracia lo que perseguía realmente es poder meter baza en la política china, influenciándola y finalmente dirigiéndola. Es decir, la intromisión extranjera en asuntos internos de otro país.
En 2005, el NDI inició un programa para líderes políticos jóvenes de seis meses enfocado en formar un grupo de un partido en alza y a miembros del grupo político en habilidades de comunicación. En 2006, el NDI llevó a cabo una escuela de campaña del Consejo de Distrito para candidatos y directores de campaña en el periodo previo a las elecciones de 2007.
El NDI ha trabajado además para llevar juntos a partidos políticos, líderes del gobierno y actores de la sociedad civil a foros públicos para discutir el desarrollo de partidos políticos, el papel de los partidos en Hong Kong y la reforma política. En 2012, por ejemplo, una conferencia del think-tank de Hong Kong SynergyNet, apoyado por el NDI,  tuvo participantes de todo el espectro ideológico y exploró cómo adoptar un sistema de coalición de gobierno que puede conducir a un proceso legislativo más perceptivo. 6
La NED, como otras filiales: NDI, IRI (International Republican Institute), son organizaciones cuyos verdaderos objetivos son extender el poder de las familias más poderosas de Estados Unidos en el resto del mundo. Lo encubren como una promoción de la democracia, porque exponer los hechos reales queda feo. De esta forma medran en todos aquellos países que no aceptan las imposiciones exteriores realizadas por el poder económico estadounidense. Su actuación no solo es política, sino que suelen promover insurrecciones violentas, como las que hemos visto en las llamadas “Primaveras Árabes” o la que también se vio hace tiempo, ya desde los años 90, con “la revolución de color naranja” y se ha vuelto a ver Ucrania en 2014. 8, 9
La Fundación Nacional para la Democracia (NED) y sus filiales, el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el Instituo Democrático Nacional (NDI), a pesar de la noble declaración expuesta en su página web, no son otra cosa que un instrumento para ejecutar la política exterior estadounidense. Tal y como el ejército es utilizado bajo la cobertura de mentiras respecto a las armas de destrucción masiva y el “terrorismo”, la NED es empleada bajo la cobertura de traer la democracia a la gente oprimida. Sin embargo, un exhaustivo vistazo a la junta de directores de la NED, además de al consejo directivo de su filial Freedom House, pone fin a cualquier duda que puede quedar sobre la verdadera naturaleza de estas organizaciones y las causas que apoyan.
En todo caso esto es lo que realmente entienden por democracia estas gentes que dirigen estas organizaciones:

Noam Chomsky en 1993 sobre los proyectos de la NED en Nicaragua: “Es un intento de imponer lo que es llamado democracia, que significa la dirección por los ricos y poderosos sin la interferencia de la chusma, pero dentro de la estructura de procedimientos electorales formales”. 7

Estas organizaciones están conectadas y también dirigidas directamente por personas provenientes del mundo corporativo o con los mismos intereses que ellos. Aquí vemos también a los think tanks, los ideólogos de este entramado de poder político  y económico. Podemos verlo en este informe de Tony Cartalucci ya en noviembre de 2011:

En el Consejo de Administración de la NED encontramos primero a John Bohn, quien comerciaba con petroquímicos, fue un banquero internacional durante 13 años con Wells Fargo y actualmente está como director para una firma internacional de asesoramiento y consultoría, GlobalNet Partners, que ayuda a las empresas extranjeras para hacer su “entrada en el complejo mercado de China fácil”. Seguramente la habilidad de Bohn para manipular el panorama político de China por medio de varias actividades de la NED, tanto dentro de China como a lo largo de su periferia, constituye un alarmante conflicto de intereses. Sin embargo, parece que el “conflicto de intereses” es un tema recurrente por todas partes en la NED y en Freedom House. 7

Como ven, los mismos directivos de las corporaciones forman parte de estas organizaciones que en realidad no promueven ninguna democracia, sino sus intereses particulares. En el mismo informe se muestra el caso de Rita Di Martino, dirigente de la empresa AT&T, que es miembro del think-tank Council on Foreign Relations (CFR), y ella misma como miembro del CFR. También el de Kenneth Duberstein, miembro directivo de Boeing, además de otras compañías, y del CFR. 7

La NED con el entramado de corporaciones, think-tanks y organizaciones estatales que defienden los privilegios y poder de un grupo reducido de personas que controlan los recursos económicos y políticos del país que dominan. Lo más alejado de una democracia real y lo más próximo a la mayor de las tiranías.

Satélites de la NED, como son el NDI o el IRI.

Como decía uno de sus fundadores, de la NED, Alan Weinstein:

Mucho de lo que nosotros [NED] hacemos era hecho hace 25 años de forma encubierta por la CIA. 10

Creo que ahora son perfectamente conscientes de a qué fines sirven estas organizaciones y las personas que pertenecen y trabajan para ellas.
Así, tenemos a uno de las satélites, el NDI, de esta CIA encubierta que es la NED, introduciéndose en la Universidad de Hong Kong.

El Centro para el Derecho Público y Comparativo (CCPL) en la Universidad de Hong Kong con el apoyo del NDI está trabajando para amplificar las voces de los ciudadanos en ese proceso de consulta mediante la creación de Design Democracy Hong Kong (www.designdemocracy.hk), una página web única y neutral [esto sí que es bueno, “neutral”] que da a los ciudadanos un lugar para discutir el futuro del sistema electoral de Hong Kong. 11

Entonces, ¿será extraño ver líderes de este movimiento de protesta, Occupy Central, perteneciendo o trabajando a sueldo para estas organizaciones extranjeras en China, como la NED, el NDI o cualquier otra de ellas? No, no lo es. Tenemos, por ejemplo, a Benny Tai, profesor de derecho de la Universidad de Hong Kong y colaborador habitual con el financiado por el NDI,  CCPL. En el informe 2006-07 de este Centro (CCPL) es nombrado miembro de la junta, puesto que desempeña hasta este año 2014, donde ya, curiosamente, como dice Cartalucci, ya no aparece. No aparece para que no sea tan evidente su participación en las protestas y en su cargo con este tipo de organizaciones apoyadas y financiadas desde el poder económico de Estados Unidos. Sin embargo, sí participa en conferencias del CCPL y en proyectos. En las conferencias coincide con otra dirigente del movimiento Ocuppy Central, una mujer, Audrey Eu.

…está relacionada con el Departamento de Estado de EE.UU. y su NDI en otras partes. Atiende de forma regular a foros promovidos por la NED y su filial el NDI. En 2009 ella fue una oradora protagonista en un foro de políticas públicas patrocinado por el NDI y organizado por “SynergyNet”, además está financiado por el NDI. En 2012 fue una oradora invitada en el acontecimiento del “Día Internacional de la Mujer” en el Centro de las Mujeres financiado por el NDI y organizado por el Consejo de Mujeres de Hong Kong (HKCW), que es además financiado anualmente por el NDI. 12

Tenemos a otras figuras importantes que han apoyado el movimiento “Occupy Central”, como Martin Lee o Anson Chan. Lee fue galardonado con el “Premio de la Democracia” por parte de la misma NED en 1997. Ambos se reunieron este año 2014 con el Vicepresidente estadounidense  Joe Biden y fueron a una charla organizada por la NED sobre el futuro de la democracia en Hong Kong.

Joe Biden, Vicepresidente de Estados Unidos, con Anson Chan y Martin Lee en abril de 2014. 13

China advertía ya entonces a Estados Unidos que no se entrometiese en los asuntos internos de Hong Kong. 13
También detrás de este movimiento “Occupy Central” está el magnate de los medios de comunicación Jimmy Lai, que, curiosamente también, se reunía con el neocón Paul Wolfowitz en junio de este año 2014. 14 Reunión en la que unos se hacen favores a otros. Ya se pueden imaginar cómo ayudará Lai en lo que pueda a los intereses del poder estadounidense. Favor con favor se paga.

Documentos filtrados muestran que el fundador de Apple Daily, Jimmy Lai Chee-ying pagó al ex subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz 75.000 $ por su ayuda con proyectos en Myanmar.

De acuerdo  a un aviso de giro del 22 de julio de 2013 por el Shangai Commercial y Caja de Ahorros, Wolfowitz recibió el dinero de Lai como “compensación por los servicios en lo que respecta a Myanmar”.

[artículo del South China Morning Post 14]

Sobre la visión y actuación de Wolfowitz para evitar que cualquier país le hiciese sombra al poder estadounidense les recomiendo este informe: La insurrección en Siria.
Sin duda tendrán muchos más ejemplos de personas con intereses particulares, personales y egoístas en este entramado que poco, en realidad nada, tiene que ver con la democracia, sino con el lucro y la promoción personal. Eso sí, los medios de comunicación y las organizaciones “humanitarias”, que trabajan para las corporaciones y los estados que están organizando esta protesta en Hong Kong, ocultarán todo esto y pedirán que en Hong Kong exista lo que no existe en sus propios países, una democracia real para todas las personas.

Si la democracia está caracterizada por el autogobierno, que un movimiento como “Occupy Central” en el que cada figura prominente es el benefactor de y en deuda con el dinero y apoyo extranjero, y un programa conducido desde el exterior, no tiene nada que ver con la democracia. Si tiene que ver, sin embargo, todo con el abuso de la democracia para minar el control de Beijing sobre Hong Kong y abrir la puerta a los candidatos que claramente sirven a intereses extranjeros, no de aquellos de China, o incluso de la gente de Hong Kong. 12

 Que en el referéndum convocado por el movimiento Occupy Central este año 2014 solo participase una quinta parte del electorado indica el grado de apoyo que tiene esta campaña, por muy bien organizada y muy bien publicitada y financiada que esté desde el exterior.
Notas:
1.La “revolución de los paraguas” en Hong Kong reclama más democracia. Entre paréntesis. Radio 5. 29/09/2014.
2. La “revolución de los paraguas” en Hong Kong. El País. 29.09.2014.
3. Francisco de Andrés. ¿Por qué protesta Hong Kong? ABC. 30.09.2014.
4. Leung Lap-yan. A ´color revolution´is underway in HKSAR. China Daily Asia. 10.07.2014.
5. White House shows support for aspirations of Hong Kong people. Reuters. 29.09.2014.
6. Hong Kong. NDI. Enlace
7. Tony Cartalucci. NED & Freedom House are run by warmongering imperialists. Land Destroyer. 25.11.2011.
8. Tony Cartalucci. 2011. Year of the dupe. Land Destroyer. 24.12.2011.
9. Michel Chossudovsky. IMF sponsored “democracy” in the Ukraine. Global Research. 31.01.2014.
10. Richard Sale. Regime change blueprint: the NED at work. Ron Paul Institute. 6.03.2014.
11. Designing democracy in Hong Kong. NDI. 29.01.2014.
12. Tony Cartalucci. US openly approves Hong Kong chaos it created. Land Destroyer. 30.09.2014.
13. China tells US not to meddle in Hong Kong´s internal affairs. RT. 7.04.2014.
14. Tony Cartalucci. Hong Kong´s “Occupy Central” is US-backed sedition. Land Destroyer. 1.102014.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: