Archivo para agosto, 2014

“La crisis de Ucrania es culpa de Occidente”, según John Mearsheimer, por Alfredo Jalife-Rahme

Posted in Alfredo Jalife-Rahme, China, EEUU, Geopolítica, Opinión, Rusia on 31/08/2014 by athelvok

 

Foto

Tropas ucranianas –pro OTAN– abandonan la localidad de Starobesheve –en el oriente de Ucrania–, ayer, ante el éxito militar de las fuerzas pro rusas. Foto Ap

Son tiempos de catarsis literarias en medio del declive relativo de Estados Unidos (EU) y de su orfandad de pensadores geoestratégicos. Quizá su desfalleciente política exterior unipolar sea reflejo de ello, al no saber ajustarse a la realidad tripolar jerárquicamente cupular del siglo XXI, acompañado por Rusia y China.

EU –país teleológica y ontológicamente unipolar– no sabe operar en la multipolaridad y ello provoca la inestabilidad global.

La mediocridad de la asesora de Seguridad Nacional de Obama, Susan Rice, de 49 años, es inagotable con su patético teorema del R2P (responsabilidad para proteger) en medio de atrocidades planetarias no pocas veces inducidas por las exacciones de Wa­shington que sirven de coartada para intervencionismos selectivos bajo el axioma de los derechos humanos asimétricos y correlacionados a los intereses geopolíticos de la Casa Blanca.

La excepcionalidad mesiá­ni­ca de EU, la nación indispensable, fue proferida por la clintoniana Madeleine Albright, de 77 años, más atenta a los negocios de Albright Stonebridge Group (http://goo.gl/FxUdnU), con Samuel Berger (ex asesor de seguridad nacional de Clinton) como puente pecuniario con el mayor banco de inversiones del planeta BlackRock/Blackstone y su asociado Evercore Partnership (http://goo.gl/nB3ag4 ).

Antes, otra Rice, Condy, asesora en seguridad nacional de Baby Bush, había expuesto su tropismo petrolero en representación de Chevron.

Zbigniew Brzezinski, asesor de Seguridad Nacional de Carter (86 años), después de haber aceptado que la unipolaridad de EU cesó de ser eterna ante el derrumbe de su sociedad tecnotrónica y trilateral, sepultada por las derrotas militares en Irak y Afganistán –que versa en su reciente libro (http://goo.gl/DQcsWa )–, sigue aferrado a su obsesiva rusopatía y su caduco esquema de despedazar a Rusia carcomiendo a Ucrania ( El gran tablero de ajedrez mundial, de hace 17 años).

Antes de la novata Susan Rice, Obama tuvo como asesores de Seguridad Nacional al general de Marina James Jones (70 años), que pasó desapercibido, y luego al abogado Thomas Donilon (59), quien fue miembro del comité directivo del Grupo Bilderberg (http://goo.gl/vkxCI), a mi juicio, muy abultado y en caída libre desde el desplome de la Comisión Trilateral (EU/Europa/Japón).

El kissingeriano Brent Scowcroft (89 años) –con fuertes lazos con Lockheed Martin y la Iglesia de los mormones– es una mala copia del original: operador burocrático de ideas ajenas cuya figura fue aplastada por dos gigantes hoy anacrónicos: por Kissinger y Brzezinski.

Hoy Scowcroft navega en la irrelevancia en el Aspen Strategy Group que copreside con Joseph Nye (http://goo.gl/WqPBMP ).

Kisssinger (91 años) –del grupo financierista israelí-estadunidense Rockefeller–, uno de sus últimos mohicanos enmohecidos, se suelta con voluminosos cuan repetitivos libros y hoy en el ocaso de su vida anda en búsqueda del Orden mundial (obra que sale el 9 de septiembre) perdido en los escombros del Tratado de Westfalia de hace 366 años.

Quedan pocos pensadores lúcidos en EU de la talla del académico John Mearsheimer (67 años), profesor de ciencias políticas en la Universidad de Chicago y uno de los grandes teóricos de las relaciones internacionales de la escuela del neorrealismo, quien tiene en su haber el best seller El lobby israelí y la política exterior de EU. Su más reciente libro expone por qué los líderes mienten: la verdad sobre las mentiras en política internacional.

En un extenso ensayo para la revista bimensual Foreign Affairs, del muy influyente Consejo de Relaciones Exteriores, Mearsheimer inculpa a Occidente de la crisis de Ucrania: “las alucinaciones liberales que provocaron a Putin (http://goo.gl/EFe6Ir )”.

Cita la entrevista premonitoria del genial diplomático estadunidense George Kennan de hace 16 años (http://goo.gl/jUusSJ) –quien implosionó conceptualmente a la URSS mediante su célebre política de contención (containment policy)–, donde fustigó la ratificación de la expansión de la OTAN por el Senado de EU: “Es el principio de una nueva guerra fría; los rusos reaccionarán gradualmente y en forma adversa. (…) Es un error trágico (¡supersic!). No existe razón para ello. Nadie estaba amenazando a nadie”.

Mearsheimer diagnostica que EU y los líderes europeos cometieron un error al tratar de convertir a Ucrania en un bastión occidental en las fronteras de Rusia. Expone la afrenta occidental del equipo de Clinton, refrendada por Baby Bush”, y el financiamiento de 5 mil millones de dólares desde 1991 por EU para convertir a Ucrania en un satélite estadunidense mediante la ingeniería social occidental, como confesó Victoria Nuland (http://goo.gl/KdxiM2 ) –esposa del neoconservador straussiano israelí-estadunidense Robert Kagan–, asistente en el Departamento de Estado para asuntos europeos y euroasiáticos.

A juicio de Mearsheimer, Occidente creó la crisis y no era difícil vislumbrar la reacción de Rusia después de su clara advertencia en Georgia en 2008: basta imaginar el ultraje estadunidense si China construye una alianza militar impresionante que intente incluir a Canadá y México (sic) en sus dos fronteras.

Después de todos los agravios perpetrados contra Rusia –desde el golpe contra el presidente Yanukovych, pasando por la participación de Victoria Nuland y el senador John McCain en las manifestaciones contra el gobierno depuesto, hasta el injerencismo flagrante del embajador estadunidense Geoffrey Pyatt, ya no se diga la intromisión del vicepresidente Joseph Biden y el director de la CIA John Brennan–, la imposición del fondomonetarista Arseniy Yatsenyuk como primer ministro, no le quedó más remedio a Putin que reaccionar: Putin juega rudo.

Mearsheimer respeta a Putin y, al contrario de su satanización por los multimedia anglosajones, es un estratega de primera clase que debe ser temido y respetado por cualquiera que lo desafíe en política exterior. Considera que hasta ahora la respuesta de Putin a los eventos ha sido defensiva, no ofensiva.

Para Mearsheimer lo ocurrido es geopolítica elemental: las grandes potencias siempre son sensibles a amenazas posibles cerca de su hogar y sugiere que EU y sus aliados europeos deben abandonar su plan para occidentalizar Ucrania y en su lugar tener como objetivo convertirlo en un amortiguamiento neutral.

Concluye que EU algún día necesitará la ayuda de Rusia para contener el ascenso de China. La presente política de EU solamente empuja más cerca a Moscú y a Pekín. La presente política de EU y sus aliados europeos exacerbará las hostilidades con Rusia y devastará a Ucrania en el proceso en el que todos saldrán perdedores.

Otra opción es crear una Ucrania próspera, pero neutral que no amenace a Rusia y que permita a Occidente reparar sus relaciones con Moscú y así todos ganan.

Mientras en Occidente “se consagran a discutir bizantinamente qué hacer con Rusia, el zar Putin en forma imperturbable acaba de recordar a la OTAN que Rusia es una superpotencia nuclear con la que no se juega (http://goo.gl/uaOaq9).

LaJornada

Podemos y Montalbán: Algunas apreciaciones críticas, por Amalia López

Posted in Historia, Opinión, Política, Sociedad on 31/08/2014 by athelvok

 

 

 Llevo unos días empeñada en pensar en Podemos a cuenta de Montalbán o en Montalbán a cuenta de Podemos; tanto monta.

Me explico. Los impulsores de Podemos deletrean de corrido el lenguaje del mito, reconocen sus costuras y en sus límites dibujan su sistema de señales: para que amplios sectores de las clases populares urbanas se reconozcan en un universo simbólico y discursivo que no les resulta ajeno ni caduco, sino todo lo contrario; y para identificar con inteligencia al enemigo, el real bastión del Régimen del 78, al PSOE que supo irrigar de esperanzas de una sociedad civil ya nunca más organizada y alerta, los cauces subterráneos de las razones y aún del terrorismo de Estado.

¿Qué pensaría de ello el desmitificador de la izquierda y desde la izquierda? ¿Bajo qué claves interpretativas se enfrentaría a la maquinaria cívica y electoral que engrasa “un valiente y valioso publicista de la izquierda” (1) con un Máster en Comunicación Política? Resulta imposible reconstruir las pistas retóricas que Montalbán suministraría para resolver el que sería su puzzle hermenéutico sobre el fenómeno, previsiblemente hecho de pocas certezas y de muchas dudas razonables. Sin embargo, en una entrevista que Julio Anguita le concede, o se conceden mutuamente en noviembre de 1995 (2) , asoman en el prolífico escritor barcelonés un puñado de elementos de juicio, muy congruentes con sus manifestaciones anteriores y posteriores, que se nos antojan sugerentes para reconstruir una respuesta si no à la Montalbán, sí al menos en él inspirada. Y a qué pregunta. Pues a la siguiente: ¿de qué se alimenta Podemos y qué le es indigesto?

Su alimento.

Durante la conversación, varías veces reprocha Vázquez Montalbán a Anguita que éste no haga un cálculo político suficiente de cómo cotizan, su partido y él, en el mercado de la imagen. Anguita se muestra casi inmune a las observaciones que Montalbán le dirige de en este punto. Casi se diría que donde el autor de Galíndez ve un defecto Anguita reconoce una virtud. Merece la pena citar extensamente un momento de la entrevista:

“P. Usted tiene muy pocas posibilidades de controlar su mensaje mediático y de modificar los tópicos establecidos. Usted será el califa de Córdoba por los siglos de los siglos. Para una masa social amplia usted da una imagen positiva, incluso más positiva que la de IU, pero en sectores socioculturales más críticos, fundamentalmente entre los profesionales, aparece como el ogro gramático que siempre está pegando broncas. Si IU quiero dar ese sorpasso al que tantas veces se refiere, necesita atraer a un amplio tejido social progresista. Otro aspecto negativo es que el tope de crecimiento de IU se relacione con su identificación con e PCE y, ciertamente, IU no puede prescindir del PCE, su parte más activa y determinante. Ha conseguido detener la caída en picado de la izquierda más allá del PSOE pero, ¿usted y el PCE no fijan los límites de la expansión de IU?

R. Vamos a ver. Sigo siendo comunista. ¿Una formación política tiene que mutilarse para satisfacer a los que quedan fuera? ¿No es mejor, con mejores métodos, con mejores imágenes, con otros dirigentes si es preciso, tratar de convencer? Por el primer camino se va a la cínica dialéctica del mercado: modificar el producto para que agrade. Yo siempre he sido, desde mis tiempos de Córdoba, objeto de amores y de antipatías radicales.”

Más adelante, y a cuenta del célebre sorpasso, llega Anguita a renunciar a todo control sobre su imagen mediática, más preocupado de la lucidez de los propios que de la percepción de los ajenos:

“P. Insisto en que ustedes no controlan su propio mensaje. Lo que llega al mercado de la información es: IU quiere sobrepasar al PSOE.

R. A mí, que los medios de comunicación no se enteren o lo manipulen me importa menos, el problema es que algunos dirigentes de Izquierda Unida no lo entiendan y lo votan sin entenderlo, y después de las elecciones, como no se han conseguido los objetivos que las encuestas nos atribuían, dicen que el “sorpasso” ha fracasado’.

Yo eso se lo puedo aguantar a Antena 3, o a cualquier equivalente, pero a gente de la dirección no, porque esa dirección ha debatido como ninguna otra y delante de los medios de comunicación, que esto no lo hace nadie. Yo veo el “sorpasso” como el resultado de volver a la sociedad para marcar el horizonte de una izquierda real secuestrada por la política felipista. La cultura mediática está condicionada por el “o blanco o negro”, pero los dirigentes de IU no. Quizá la palabra “sorpasso” sea impropia.”

Pues bien, forjados en otra tradición política y educados en entornos sociales bien distintos al de un Anguita maestro de provincias y alcalde de capital de provincia, Errejón e Iglesias, junto con sus allegados, han hecho la lectura inversa: hay que adueñarse de la proyección mediática aún a pesar de las dificultades de organización interna que imponga reformular igual, pero distinto, el sentido común bajo el foco de la publicidad. Al fin y al cabo, y como dejo escrito un joven Karl Marx en la Nueva Gaceta Renana, “una asamblea verdaderamente política sólo prospera bajo la protección benéfica del espíritu público, del mismo modo que lo viviente sólo lo hace bajo la protección del aire libre” (3).

El resultado va en la línea de las predicciones en negativo que pueden extraerse del texto de Montalbán. Del programa, programa, programase ha pasado al casta, casta, casta, y al tono profético moralizante le han sucedido jóvenes y joviales equilibrios lingüísticos, que ponen a los proletarios y a los que temen ser proletarizados en un mismo lado de la balanza, entretenidos así en redescubrir la fuerza social que siempre han poseído más que en denunciarse mutuas complicidades con los aparatos de poder del 78. Después de todo no es nada novedoso, la lucha contra el fascismo se construyó en la alianza entre las clases trabajadoras más politizadas y organizadas y los cuadros técnicos de las clases medias urbanas.

Los datos arrojados por el barómetro del CIS (4) confirman nuestra interpretación. Podemos se ha ganado un espacio de confianza en los sectores socioculturales profesionales, justo allí donde, a decir de Montalbán, Anguita aparecía como un “el ogro gramático que siempre está pegando broncas”. A medida que la edad desciende, se hacen borrosas las certezas de la Transición, tramposas a fuer de pretendidamente consensuadas, y el nicho de futuribles votos a Podemos se ensancha: “Podemos obtiene mayor porcentaje de intención directa en los rangos de edad de los 18 a los 54 años, mientras que PSOE y PP reciben más votos de capas envejecidas”(5).

En este sentido, no se equivocan quienes han comparado en términos sociológicos al fenómeno Podemos con el PSOE de Felipe González; pues también éste supo administrar eficazmente los apoyos que le brindaron estudiantes, abogados y médicos, a menudo descontentos con el Régimen Franquista (6). Sin embargo, resulta algo ingenuo comparar a un partido que se financia con plataformas de Crowdfunding, con quienes quedaron endeudados de por vida con la Banca y no rechazaron las cuantiosas sumas que llegaban desde centros de decisión de la Coalición de la Guerra Fría y empresas privadas extranjeras y nacionales (7).

Algunas indigestiones

Más complicado resulta ganarse el apoyo de las clases trabajadoras menos jóvenes, muy parcialmente sindicadas y en amplios sectores poco politizadas. Al impacto de la larga represión de la Dictadura sobre el tejido organizativo de la clase obrera, le sucedió la recuperación de parte de la vitalidad del movimiento obrero en España en los intensos años de lucha que supusieron los sesenta y setenta; tiempo de heroicas huelgas, cajas de resistencia y brutales palos de la policía fascista. El juego de equilibrios de la transición pasaba por desactivar este movimiento cualitativa y cuantitavamente. Las traumáticas reconversiones industriales y las maniobras de cooptación de las cúpulas sindicales fueron dos pilares de este proceso. A pesar de las tímidas reticencias que opone Montalbán a esta interpretación, lo cierto es que Anguita había acertado de pleno el diagnóstico en este punto:

“P. Usted ha dicho que la derecha económica quiere reducir a UGT y CC OO a sindicatos de servicios. Tanto Méndez como Gutiérrez se me han declarado partidarios de sindicatos sociopolíticos.

R. Cuando ellos dicen sociopolíticos, ¿de qué está hablando? Yo entiendo como sindicato sociopolítico aquel que tiene un modelo alternativo de sociedad. UGT y CC OO han asumido la competitividad como diosa madre, y el mercado como instrumento milagroso.

P. No les veo yo tan sumisos a la tesis de la competitividad y sí muy críticos con la productividad real del capital en España.

R. En los documentos sindicales aparece la palabra competitividad y apuestan por la recuperación. ¿A costa de qué? ¿A costa de la libertad salvaje de las reconversiones industriales y de la depredación universal de los mercados de trabajo? A mí me Regó a decir Rubalcaba “es que el señor Anguita no cree en la recuperación”. Dios mío, cuestión de fe.

Pues soy ateo. El problema no es que crea o no en la recuperación. Veamos sus resultados en el mercado de trabajo.

P. ¿Los sindicatos son entreguistas?

R. No anatemizo, pero o son sociopolíticos, en el sentido que he explicado, o asumen el modelo existente y tratan de sacar la mejor, tajada posible. Y ese camino lleva a firmar acuerdos que implican retroceder, porque el sistema se envalentona y se impone.”

Anguita se lamentaba por los sindicatos que le habían caído en gracia a las clases trabajadoras de este país. Montalbán se engañaba, a medio camino entre la resignación de lo que es y la nostalgia de lo que pudo ser. Coincidían ambos en las condiciones del problema y en su difícil solución.

Ahora bien, ¿qué representan los sindicatos en el imaginario de lo posible necesario de la izquierda real?

Los sindicatos representan sistemas de ayuda mutua y politización crítica de las clases populares, que incorporan un modelo de socialización alternativo al que comportan las dinámicas del status quo del tejido civil históricamente existente. La otra cara de la obediencia en la empresa como instrumento de trabajo o la obediencia al marido como instrumento de labor, es la obediencia a los eternos representantes de lo que al pueblo le conviene -a menudo blancos, a menudo de clase media con formación liberal, a menudo hombres: un excelente prototipo normativo, como una imagen de lo que tiene encomendado ser el populacho que protesta-. La otra cara de la democratización de la empresa y de la casa, es la emergencia a la luz pública de la voluntad de las clases subalternas: del último albañil a la mujer doblemente explotada, del transexual a la prostituta o al parado sin prestación. El rechazo del principio de representación y la reivindicación de la delegación en funciones bajo el control público que determine una estricta agenda fiduciaria, pasa también por civilizar los espacios de normatividad funcional a los equilibrios de poder. Allí donde se le pierde el miedo al patrón o al pater familias, que es allí donde la diferencia se acepta en su condición de diferencia y no de mecanismo de disfrute a disposición del cuerpo normativo, empiezan a ganarse las batallas por el control efectivo de las instituciones.

Si el objetivo de Podemos es arraigar de manera estable en las clases trabajadoras para generar cambios realistas de amplio calado, ha de saber generar, y vertebrarse en, un fértil tejido asociativo vecinal y sindical. Conjugar el casta, casta, casta con el patrón, patrón, patrón omarido, marido, marido es mucho más complicado y arriesgado. Implica incluso pelearse con el sentido común sin parecer un profeta moral de la izquierda. Las feministas y los activistas por los derechos LGTB tienen mucho que hacer junto a las mujeres maltratadas, las personas con discapacidad o en situación de dependencia, los abuelos, los migrantes, los desahuciados o los parados sin prestación.

Desde las mismas bases colaborativas, se ha de superar el dogma, no por dogma menos necesario, de la progresividad fiscal y el combate del fraude al fisco como el bálsamo de fierabrás de todos los problemas. Es necesario empezar a perfilar los detalles técnicos de la apuesta por un modelo de desarrollo económico basado en la industria verde, en las cooperativas y pequeñas empresas de alto valor añadido, en la ampliación y mejora sustancial de los servicios públicos de acceso universal gratuito, en la sostenibilidad ecológica (frente a, por ejemplo, la depredación inmobiliaria de nuestras costas), la producción artística y cultural o la integración de mujeres y personas con discapacidad a espacios de trabajo democratizados, que potencien el libre desarrollo de las capacidades individuales sobre la monótona operación de detalle.

Las sociedades modernas capitalistas son las sociedades de las burbujas. A partir de Podemos no resulta imposible albergar la esperanza de que nazca en nuestra sociedad un movimiento antiespeculativo. En el amplio sentido de la palabra.

Notas

(1) La expresión es de Antoni Domènech y puede leerse aquí: http://www.sinpermiso.info/textos/index.php?id=6757

(2) Se trata de una entrevista publicada en el diario El País. Disponible en red en el siguiente enlace: http://elpais.com/diario/1995/11/05/opinion/815526011_850215.html

(3) El artículo del que extraemos la sentencia marciana es una auténtica joya de la literatura y la filosofía política, a medio camino entre la crónica política y la reflexión filosófica. Se público en el suplemento de la Nueva Gaceta Renana nº 130 el 10 de mayo de 1842. Puede encontrarse en MARX, K.; En defensa de la libertad : los artículos de la Gaceta Renana, 1842-1843, Juan Luis Vernal (ed.), Fernando Torres, D.L. , Valencia, 1983.

(4) http://www.lamarea.com/2014/08/05/el-voto-de-podemos-interclasista-con-alta-formacion-e-ideologicamente-muy-la-izquierda/

(5) Ibid.

(6) En su imprescindible libro sobre las estrategias de intervención de los países centrales en cuestiones de política interior y exterior de los periféricos, Joan E. Garcés cita una encuesta que, en 1970, muestra como el Régimen de Franco apenas logra un 20% de apoyo entre los médicos, un 8% entre los abogados y un significativo 1% entre los estudiantes. GARCÉS, J.E.; p.171: Soberanos e intervenidos, Siglo XXI, Madrid, 2012.

(7) Ibid.; pp. XX, 223-226.

rebelion.org

La mano negra de EE.UU. en Ucrania

Posted in EEUU, Estafa, Europa, Geopolítica, Historia, Opinión, Rusia, Ucrania, UE on 29/08/2014 by athelvok

 

Nuestro objetivo es prevenir la reaparición de un rival sea en el territorio de la ex Unión Soviética o en cualquier otro lugar del mundo (The US Defense Planning Guidance, 7 de marzo 1992)

El golpe de Estado que tuvo lugar en la capital de Ucrania el pasado 22 de febrero, no fue el resultado de una acción espontánea que reflejaba la voluntad del pueblo sino un acto concebido, programado y dirigido por los estrategas de Washington obsesionados con su autoproclamado rol divino de ser el Gran Patrón del mundo entero.

Desde la fundación de los Estados Unidos su consigna ha sido, como lo remarcó irónicamente el escritor norteamericano Johnson Chalmers: “lo que es bueno para América es bueno para todo el mundo”. Por supuesto, la opinión del resto del planeta jamás ha existido para los iluminados globalizadores norteamericanos, como lo demostraron devastando Vietnam, Cambodia, Grenada, Yugoslavia, Irak, Afganistán, Libia, Siria y seguramente lo tratarán de hacer con muchos otros países que están en su lista de espera.

Todo depende de los recursos naturales que tengan estas naciones o de su valor estratégico para los planes norteamericanos orientados principalmente, según el estudioso norteamericano Noam Chomsky, al control de los recursos energéticos del mundo utilizándolo como “instrumento de la dominación del planeta”.

En el documento del Pentágono: “La Dominación del Espectro Completo” (Full Spectrum Dominance,) que significa establecer el completo dominio de los EE.UU. en el aire, tierra, mar y el ámbito informativo, la mayor atención está concentrada en neutralizar la capacidad estratégica de una Rusia resurgente y una China en crecimiento, percibidos por los estrategas del departamento de Defensa como adversarios potenciales.

Dejando aparte China, el principal objetivo de Washington desde la desintegración de la Unión Soviética ha sido rodear Rusia militarmente utilizando ex miembros del campo socialista. Actualmente ya tiene 12 de estos países a disposición de la OTAN. Para probar la capacidad bélica de Rusia, Estados Unidos y sus aliados promovieron una mini guerra entre Georgia y Rusia en el 2008.

Ahora le tocó el turno a Ucrania para convertirse en otro satélite de los Estados Unidos y de sus incondicionales aliados de la Unión Europea. Las consecuencias del golpe de Estado de tendencia neo nazi en este país no se toman en cuenta. Lo que interesa a Norteamérica es estrechar el anillo militar de la OTAN alrededor de Rusia y arrinconarla para iniciar después la segunda fase del proyecto de la “Dominación” elaborado por uno de los más belicosos “think-tanks” norteamericanos The Rand Corporation. En esta fase se planificaba promover la desintegración de Rusia en varios estados para facilitar el acceso a sus abundantes y únicas en el mundo riquezas naturales.

Lo que no esperaron los “iluminados” de Washington en Ucrania era primero, la decisión del 98 por ciento de la población de Crimea de reintegrarse a Rusia y segundo, la determinación de la población del sureste de Ucrania, que es el motor industrial y minero del país mayormente poblado por ruso hablantes, de separarse del país y formar su propio estado independiente. Así empezó el conflicto ucraniano en el este del país que abarca la región de Donetsk con una población de un millón de personas y Lugansk de 440 mil habitantes. Ahora muchos de sus pueblos se han convertido en cementerios.

Según las cifras de las Naciones Unidas, desde 8 de junio de este año hasta hoy día se han registrado en esta región más de 2.000 muertos civiles. También se calcula que hay unos 4.000 heridos entre niños, mujeres y hombres civiles. En general a diario mueren o resultan heridos en el este de Ucrania aproximadamente 70 personas debido a los ataques indiscriminados de las unidades regulares del ejército de Ucrania y de la recién formada guardia nacional de ideología neo nazi. En total hay más de 500.000 ucranianos del este refugiados en Rusia y otros 100.000 desplazados dentro de Ucrania.

Hasta ahora las fuerzas armadas de Ucrania no han sido capaces de doblegar a los llamados separatistas a pesar de la numerosa presencia de los asesores militares y los de la CIA de los Estados Unidos. Los separatistas mantienen en jaque a los militares del actual régimen ucraniano encabezado por el presidente oligarca Petró Poroshenko conocido popularmente en Ucrania como el “Rey de Chocolate” quien es un simple títere de Washington.

Poroshenko siguiendo instrucciones de sus curadores del Norte está a cargo de una histérica campaña contra Rusia como instigadora y promotora de todas las desgracias que actualmente vive su país. Por supuesto, en este contexto los medios de comunicación globalizados están presentando a Norteamérica y la Unión Europea como los salvadores de Ucrania y sus guardianes contra el “agresor” ruso.

Inclusive el Congreso norteamericano introdujo “La Ley de la Prevención de la Agresión Rusa” (RAPA – Russian Prevention Aggression Act of 2014) que autoriza al presidente incrementar el apoyo de EEUU y de la OTAN a las fuerzas armadas de Polonia, Estonia, Lituania y Letonia, además de crear permanentes bases militares de la OTAN en estos países.

Todo esto supuestamente está orientado para “proteger la independencia, soberanía e integridad territorial y económica de Ucrania y otras naciones soberanas en Europa y Eurasia contra la agresión rusa”. A la vez esta ley dio origen a las sanciones económicas y financieras contra Rusia aplicadas por Washington. Lo que sorprendió a todo el mundo es la adhesión silenciosa de la Unión Europea (UE) a la iniciativa norteamericana sabiendo de antemano sobre la repercusión negativa de estas medidas sobre sus propias economías.

Fue una incógnita el hecho de que la canciller de Alemania, Angela Merkel, aceptara sumisamente estas sanciones contra la voluntad de sus corporaciones con vastos intereses en Rusia que los obligaría a despedir unos 300.000 empleados en el primer año de aplicación de estas medidas. Recién la lectura del libro del ex jefe del Servicio de Contrainteligencia Militar de Alemania (MAD – Militarischer Abschirmdienst), el general en retiro Gerd-Helmut Komossa, “Die Deutsche Karte” publicado en 2007 ayudó a aclarar la sumisión de Alemania a los EEUU.

En su libro, Komossa describe como en 1949 Washington y Bonn habían firmado un acuerdo “top secret” vigente hasta el año 2099, según el cual Estados Unidos tendría un control sobre los medios de comunicación alemanes; el canciller de turno debe firmar una Ley De Canciller; y el oro alemán (unos 670 toneladas) se mantendrá en Norteamérica.

Seguro los mismos acuerdos existen con España, Portugal, Italia y Japón, solamente no hay acceso a aquellos tratados. Lo que sí está claro es que la vieja Europa perdió su soberanía y se convirtió en otro títere de Estados Unidos. Repite lo que dice, miente o desinforma el Gran Patrón incapaz de proteger sus propios intereses.

La hábil jugada del presidente ruso Vladimir Putin de contestar a las medidas restrictivas de los EE.UU. y de la UE con las contra sanciones hará perder a Europa 50 mil millones de dólares en el primer año de su aplicación. Y lo curioso de todas estas jugadas es que la UE se pone de rodillas ante un país cuyo sistema, de acuerdo al filósofo político norteamericano, Cornel West, “es disfuncional. Nuestros líderes son cada vez más comprados con soborno legalizado y corrupción normalizada… la secuela de Obama será un estado en depresión pos-traumática”. Los 50 millones de pobres norteamericanos pueden confirmar esta conclusión.

A pesar de todo esto EE.UU. sigue en su ambición, definida en los años 1600 por el poeta inglés, Ben Jonson, “como un torrente que no mira nunca hacia atrás”. En otras palabras no toma en cuenta la historia de muchos imperios destruidos por sus propias ambiciones. Mientras tanto otros países, como Rusia siguen su propio camino hacia adelante analizando cada vez más su herencia histórica y aprendiendo de sus errores. También están tomando precauciones contra las sanciones del Gran Patrón y sus títeres europeos, sus constantes provocaciones y su lucha desenfrenada por la hegemonía mundial.

Las sanciones no tendrían gran duración debido a las más simples leyes de la economía, también se resolvería el conflicto en Donetsk y Lugansk de acuerdo a la voluntad de sus habitantes. La única perdedora será Ucrania a cuya valiosa “canasta de granos” ya echó el ojo la terrible Monsanto.

Insurgente

Arzobispos, los políticos de Dios en la tierra

Posted in Manipulación, Opinión, Sociedad on 29/08/2014 by athelvok

 

<em>Arzobispos, los políticos de Dios en la tierra</em>

¿Quién es el más incompetente de todos?

29 de agosto de 2014
09:58

MADRID // Carlos Osoro es nuevo arzobispo de Madrid en sustitución de Rouco Varela. Según consta en la página web de la Conferencia Episcopal son dieciséis los Arzobispos que posee la iglesia católica a lo largo de la geografía española. Un cargo usado en la historia reciente por la organización eclesiástica para influir en política y lograr que sus privilegios perduren y no desaparezcan con los vaivenes políticos y de la sociedad. Uno de los momentos clave en esa politización del discurso pastoral de la iglesia se produjo el 30 de diciembre de 2007, cuando en una multitudinaria misa en la plaza de Colón en Madrid  realizó una demostración de fuerza para intentar plegar al entonces presidente del gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero, por las medidas sociales (matrimonio homosexual y aborto) que consideraban un ataque a la familia católica. Pero la curia arzobispal y cardenalicia no sólo ha usado actos multitudinarios para intentar influir en la vida pública que trasciende al cometido pastoral. La dureza con la que los dirigentes católicos se expresaron en aquellos días llegó incluso a la amenaza velada. Como en una tribuna de Carmelo Borobia Isasa, obispo auxiliar de Toledo, que aprovechó para, a través de unas palabras de Benedicto XVI, advertir de esta manera:

“Todo lo que contribuye a debilitar la familia fundada en el matrimonio de un hombre y una mujer lo que directa o indirectamente dificulta su disponibilidad para la acogida responsable de una nueva vida, lo que se opone a su derecho de ser la primera responsable de la educación de sus hijos es un impedimento objetivo para el camino de la paz”

Captura de pantalla 2014-08-28 a la(s) 20.29.54

Tan sólo unos días después, el 30 de enero de 2008, una nota de la Conferencia Episcopal orientaba el voto contra el PSOE de Zapatero de cara a las elecciones del 9 de marzo. Así comenzaba el escrito:

“Los españoles hemos sido convocados a las urnas para el próximo 9 de marzo. Como en otras ocasiones semejantes, los Obispos ofrecemos a los católicos y a todos los que deseen escucharnos algunas consideraciones que estimulen el ejercicio responsable del voto. Hablamos como pastores de la Iglesia que tienen la obligación y el derecho de orientar el discernimiento moral que es necesario hacer cuando se toman decisiones que han de contribuir al pleno reconocimiento de los derechos fundamentales de todos y a la promoción del bien común”.

La nota de los obispos conminaba a los católicos, y a los que quisieran escuchar, a votar en contra de las leyes que el ejecutivo del PSOE había llevado a cabo durante la legislatura. En ella advertían a los católicos que no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana. El comunicado llegó incluso a criticar la negociación que el gobierno de Zapatero tuvo con ETA, a pesar de que jamás realizó comentario alguno durante las negociaciones de Aznar con la banda terrorista. Los obispos alertaron de que “una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político de ningún sector de la población, ni puede tenerla como interlocutor político”. La virulencia con la que la curia de la Iglesia atacó al ejecutivo socialista dejó en evidencia la necesidad de los obispos de actuar en política cuando consideran que la moral católica no se encuentra suficientemente presente en la vida pública española. Algunas voces aseguran que con el nombramiento de Carlos Osoro como Arzobispo de Madrid, y de Ricardo Blázquez como presidente de la Conferencia Episcopal, se intenta seguir la estela -aparentemente renovadora- del Papa Francisco. Pero esas mismas voces no pueden olvidar la multitud de ocasiones en las que el arzobispado y sus cargos inferiores han salido a inmiscuirse de manera muy agresiva en cuestiones de la vida política y social.

En el año 2009, el Arzobispo de Granada, Francisco Javier Martínez, en una homilía en la Catedral aprovechó para calificar el aborto como un genocidio silencioso. Denunció que la ley aprobada por el PSOE sobre el aborto ponía a los profesionales sanitarios en una situación muy similar a la de los oficiales de los campos de concentración nazis o a la de los soldados bajo el régimen de Stalin. Además, declaró que si una mujer aborta está otorgando a los varones una licencia absoluta para que el hombre abuse del cuerpo de la mujer. Declaraciones de este tipo son habituales en el obispo Juan Antonio Reig Pla, que incluso ha llegado a utilizar el altavoz de la televisión pública para pontificar sobre la vida que deben llevar los homosexuales y las leyes que les afectan. En una homilía retransmitida por La 2, en su programa “El día del señor”, se quejaba del ataque a la familia que suponían las leyes que permitían a los homosexuales contraer matrimonio “Lo mismo se aprobarán leyes que no aprueban o que no respetan la grandeza de lo que es el hombre y su diferencia sexual con lo que se llama mal llamada la transexualidad? ¡Tantas cosas que están pasando en España!”. La homilía, a pesar de que fue denunciada por colectivos de homosexuales, gays y transexuales, continúa en la web de TVE.

Los obispos y arzobispos que se suelen inmiscuir en los asuntos políticos han tenido menos interés en valorar los asuntos que atañen a la Iglesia. Un ejemplo es el del arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, que al ser preguntado sobre el robo de bebés en el que estaban implicados numerosos miembros de la Iglesia que él representa minusvaloró el alcance del problema. El arzobispo pidió que para valorar esos hechos había que situarse en aquel momento y juzgar con criterios de aquel momento, además de aseverar que estaba seguro que no era algo general y sólo una cuestión puntual.

LaMarea

Jihadistán: Putin tuvo razón en Siria, por Alfredo Jalife-Rahme

Posted in Alfredo Jalife-Rahme, China, EEUU, Geopolítica, India, Irak, Occidente, Opinión, Próximo Oriente, Rusia, Siria, Terrorismo, Thierry Meyssan, Ucrania on 27/08/2014 by athelvok

 

Foto

Un soldado dispara en un combate contra separatistas pro rusos en Ilovaysk, ciudad del este de Ucrania, ayer. El presidente Petro Poroshenko dijo en esa fecha que el único instrumento efectivo para terminar el baño de sangre en esa región sería un control real de la frontera con Rusia, así como detener la provisión de armas a los rebeldes y liberar a los prisioneros de guerra. Foto Reuters

Con las sanciones a cuestas de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) –que fracturaron bipolarmente la geoeconomía global en Ucrania, el nuevo Muro de Berlín de inicios del siglo XXI, entre dos bloques metatransregionales: el G-7, de corte financierista burbujeante, en decadencia acelerada; y el BRICS, de corte economicista en ascenso irresistible–, el presidente de Rusia, Vlady Putin, hilarantemente marginado por Occidente (whatever that means: comprende a la nación asiática oriental Japón, además, en declive), obtuvo la razón histórica respecto a los sangrientos sucesos de Siria que infestaron a Irak y desembocaron en la creación artificial del Estado Islámico (EI) y su ominoso Jihadistán medieval, que aún nadie se atreve a reconocer en el mundo, por ser poluta y políticamente incorrecto.

El verdadero ventrílocuo del EI, el supremo califa, senador John McCain, desnudado como el verdadero primer califa, mediante su marioneta Abu Bakr Al-Baghdadi, el segundo califa, asuela el corazón del mundo árabe en su superestratégica región levantina, pletórica en hidrocarburos y geoestratégica zona de amortiguamiento (buffer zone) del RIC (Rusia, India y China): tres potencias nucleares colmadas de islámicos sunitas.

Desde una perspectiva humanista universal –no sectaria, de gueto mental fundado en mitos etno-teológicos, muy respetables, pero muy endebles, que no resisten el análisis científico riguroso–, las atrocidades del Jihadistán son a imagen barbárica y semejanza fundamentalista del Israelistán/Sionistán y su enésimo infanticidio deliberado de palestinos en Gaza que procura generosamente el partido israelí de ultraderecha Likud, que goza de exclusiva y excepcional licencia para asesinar infantes de Estados Unidos, quien ha puesto el grito en el cielo en forma hipócrita –en su clásica aplicación política de dos pesas y dos medidas– por la reprobable barbarie de los sunitas del EI que aparentemente procreó y dejó crecer con propósitos de desestabilización geopolítica para avanzar sus designios aviesos contra sus adversarios geoeconómicos en el triángulo euroasiático del RIC que cobija la doctrina Primakov del ex premier ruso.

Bajo el pretexto del lanzamiento de armas químicas por el régimen de Bashar Assad contra su propia población –lo cual nunca se evidenció por terceras partes y, al contrario, salieron mal parados los rebeldes sirios que presuntamente usaron un operativo de bandera falsa–, Obama estuvo a punto de iniciar una guerra contra Siria.

Existe enorme semejanza coreográfica entre las armas químicas de Siria con el montaje hollywoodense del avión de Malaysia Airlines, aparentemente derribado por órdenes del ucranio-israelí-chipriota multimillonario oligarca Igor Kolomoiski, quien posee varias compañías aéreas ucranias y “financia los servicios de control de vuelos de Dnepropetrovsk, que eran responsables de controlar el trágico vuelo”.

Por cierto, estremeció la noticia de que Holanda no está dispuesta a reportar el contenido de las cajas negras del avión siniestrado, lo cual provocará problemas con Malasia, cuya prensa abiertamente acusa al gobierno de Ucrania de haber derribado su avión, con base en las revelaciones del insigne investigador estadunidense Robert Parry.

Fue justamente la sabia intervención de Vlady Putin que salvó tanto a su aliado Bashar –obligado a destruir su arsenal químico, sin ser tocada, otra vez excepcionalmente, la pletórica dotación de armas de destrucción masiva de Israel: biológicas, químicas y un máximo de 400 bombas atómicas– como al propio Obama de una aventura que, visto en retrospectiva, hubiera sido un desastre, si no el inicio de la tercera guerra mundial.

En su ya histórico editorial de hace un año en The New York Times , Vlady Putin previó que el inicio de la guerra de Obama en Siria incrementaría la violencia y desencadenaría una nueva ola de terrorismo. Podría socavar los esfuerzos multilaterales para resolver el problema nuclear iraní y el conflicto israelí-palestino y desestabilizar aún más el Medio Oriente y África del norte. Podría tirar el sistema entero de orden y ley internacional fuera de balanza.

Sobre el ascenso irresistible del Jihadistán, plagado de los nuevos condittori (medievales mercenarios italianos) del outsourcing de la trasnacional terrorista islámica de la globalización bélica israelí-anglosajona, Vlady Putin advirtió, con la inigualable experiencia de las dos guerras etno-teológicas de Rusia en Chechenia y otras en el trans Cáucaso: Mercenarios de los países árabes que combaten (en Siria), y centenas de militantes de los países occidentales (¡supersic!) y aun de Rusia (léase: Chechenia y Daguestán), son un tema de nuestra profunda (sic) preocupación. ¿No podrían regresar a nuestros (sic) países con su experiencia adquirida en Siria?

Thierry Meyssan, temerario director de la Red Voltaire, que anda hiperactivo lanzando misiles letales de desmitificación, asevera que Estados Unidos planea usar otra carta (sic) en septiembre (sic) en San Petersburgo (sic) para desestabilizar a Rusia. ¿Busca Estados Unidos la guerra mundial?

Lo perturbador es que los mercenarios a sueldo del EI han pululado a grado tal que el periodista estadunidense James Foley, independientemente de las graves acusaciones de montaje hollywoodense proferidas por el portal Moon of Alabama, fue decapitado por un supuesto devoto encapuchado verdugo occidental de acento británico convertido al Islam.

Después del escenario del 11-S y su guerra civilizatoria contra el terror islámico global, ¿cómo deambularon miles de conversos europeos occidentales a combatir en las filas del EI?

Como que no cuaja la masiva migración desregulada de miles de encapuchados mercenarios occidentales convertidos al Islam en la época de mayor control y ciberespionaje global que controla la anglosfera desde el célebre esquema Echelon de la guerra fría.

Después de millones de muertos en Irak –en medio de limpiezas etno-teológicas de católicos-caldeos y yazidis kurdos, lo cual desencadenó su balcanización kurdocéntrica en beneficio petrolero de Israel–, y casi 200 mil muertos en Siria, ahora, un año después de la coreografía de las armas químicas de Bashar, en una espectacular voltereta de 180 grados con triple salto acrobático de la muerte y sin red de protección circense, las potencias mundiales contemplan a Assad como baluarte (¡supersic!) contra el EI, según el rotativo israelí Haaretz.

Ahora resulta que funcionarios de Estados Unidos y la UE –que cosechan las terroristas tempestades islámicas de los vientos geopolíticos que sembraron– están alarmados por la presencia considerable (¡supersic!) de europeos (¡supersic!) en las fuerzas del EI, según The Washington Post, que interroga tardíamente ¿Estaba Putin en lo correcto respecto a Siria? ¡Naturalmente que sí!

LaJornada

El convoy humanitario: una excelente maniobra de Rusia

Posted in EEUU, Europa, Geopolítica, Opinión, Rusia, Ucrania on 27/08/2014 by athelvok

 

El Territorio del Lince (Blog)

 

 

Voy con lo prometido y con una pequeña introducción.

1.- La situación en el Donbás (Nueva Rusia) está dando un vuelco considerable: la junta neonazi está a la defensiva y las milicias (ya caracterizadas en algunos lugares como Ejército de Nueva Rusia) a la ofensiva. Hace dos días os hablaba del avance hacia Yelenovka, la antesala de Mariupol. Es decir, las milicias van a llegar al mar. Imaginaos lo que supone eso. Ya controlan varios puestos fronterizos con Rusia –por uno de ellos entraron los camiones del convoy humanitario- y ahora controlan una parte del mar Azov. El flujo de armamento y material va a ser ya imparable e incontrolable por mucho que haya sectores oligárquicos rusos que están poniéndose muy nerviosos con los éxitos militares de los antifascistas. Por una vez, y espero que sirva de precedente, el Partido Comunista de la Federación Rusa está realizando una excelente labor en este sentido.

2.- La junta neonazi había previsto que su ofensiva contra las ciudades de Donetsk y Luganks finalizase el 24 de agosto, para hacer coincidir la caída de estas ciudades con el llamado Día de la Independencia y, lo más importante, para que pudiese acudir a la reunión de Minsk (Bielorrusia) con la carta de la derrota de las milicias antifascistas. Además, antes de que termine el mes tiene que negociar un nuevo tramo de ayuda económica con el FMI. Todo le ha salido al revés y acude a esa reunión en una posición débil, por mucho que todo el mundo quiera que no sufra una derrota colosal. Habrá que ver qué se dice en las Repúblicas Populares de lo que se acuerde en Minsk porque algo tiene que salir de allí obligatoriamente. Además, la imagen de los soldados y nazis prisioneros desfilando por Donetsk ha sido distribuida por todo el mundo y es una humillación para Kiev en toda regla, que ahora se desgañita hablando de violación de la IV Convención de Ginebra. Aquí tenéis un vídeo muy ilustrativo, de ellos, de la gente y de sus gritos, desde fascistas hasta asesinos y cómo en el vídeo púdicamente han tapado con pitos los mayores exabruptos.

https://www.youtube.com/watch?v=nyHOX0N2AfA

3.- Las milicias han pasado a la ofensiva en todos los frentes: han liberado siete pueblos en Donetsk, tienen rodeado a la mayor parte del Octavo Cuerpo de Ejército y los colaboracionistas de Kiev están huyendo de Mariupol ante el temor de que esta ciudad sea tomada por los antifascistas. Aquí tenéis un vídeo de cómo están las cosas y el pánico que hay. Mariupol tuvo durante un corto espacio de tiempo un poder dual, el de la República Popular de Donetsk y el de Kiev, que se resolvió en favor de los neonazis con una matanza al estilo de la Casa de los Sindicatos de Odesa. De ahí el pánico que muestran ahora.

https://www.youtube.com/watch?v=JFdnnG35yC8

Sin embargo, creo que la milicia cometería un error táctico si entrase ahora en esta ciudad, sin dejar que la manzana se pudriese sola. La desmoralización está llegando a todos los sectores filonazis, no sólo a los soldados sino a los propios batallones fascistas. Incluso los medios de comunicación ucranianos (pocos y con cuentagotas) se tienen que hacer eco de los dramáticos llamamientos de estos fascistas para que alguien acuda a socorrerlos. Se conocen mensajes, y están publicados por los servicios de inteligencia de los Berkut, la policía del antiguo presidente Yanukovich, disuelta por los neonazis y que ahora apoyan la lucha del Donbás antifascista, en los que el llamado vicepresidente de Estado de Dniepopetrovsk, la región que controla el oligarca Igor Kolomoiski, pidiendo casi con desesperación al ministro de Defensa permiso para retirar de los combates al Batallón “Donbass”, armado y financiado por Kolomoiski y compuesto en su totalidad por nazis del Sector Derecho. Los mensajes son claros: hay que retirar al Batallón debido a las fuertes pérdidas de hombres y equipo. Una muestra de sus bajas ya os la puse aquí. El los próximos días os ofreceré más información con fotos de pasaportes y documentaciones de muertos y prisioneros de la juntas neonazi.

4.- Se confirma mi primera impresión, que Moscú estaba desmarcándose de lo que sería una tutela directa sobre los dirigentes políticos y militares del Donbás (Strelkov, Borodai, Bolotov) para dejar sin argumentos a quienes argumentan que es Rusia quien está detrás de todo el conflicto. Los nuevos dirigentes no tienen la ciudadanía rusa, por lo que ya no se puede mantener ese discurso de cara al exterior, como ocurría hasta ahora. Los nuevos dirigentes ya pueden firmar cualquier acuerdo que consideren oportuno con Kiev e, incluso, con Europa y Rusia. Por eso hay que prestar atención a lo que salga de Minsk.

Estas son unas primeras impresiones, pero lo que me parece ahora más relevante es la magistral jugada de Rusia con el convoy humanitario. Sigo manteniendo que Rusia tiene decidida la intervención, pero que ésta está diseñada en diferentes fases y puede que no sea necesaria si las cosas van en lo militar como ahora. Hay varios hechos que lo ponen de manifiesto:

a) El objetivo principal de Rusia es el fin de la guerra y la negociación. Lo ha sido siempre, desde el inicio del conflicto y no hay más que leer todos los planes que ha presentado al respecto. Todos se han desoído. Hasta ahora, cuando ha demostrado que está en disposición e ir más allá de la mera retórica. De repente aparecen las opiniones de significados dirigentes europeos que mantienen lo mismo que viene manteniendo Rusia desde hace tres meses. De repente, la Cruz Roja vio la necesidad de la ayuda, de repente los medios de comunicación hablaron de la guerra, de repente Merkel se mueve y habla de negociaciones, de repente los europeos hablan de federalización… Salvo que Rusia quiera, estos movimientos ya llegan tarde por la derrota militar de la junta neonazi. Aquí hay que referirse a la lucha oligárquica que hay en el Kremlin y si estos oligarcas están asustados o no con el movimiento popular en el Donbás. Esto aún es pronto para saberlo, al menos para mí.

b) Rusia pone en igualdad con la UE a la Unión Euroasiática. Son estas entidades quienes van a negociar en Minsk, con Poroshenko o bien como invitado de piedra o como la voz de EEUU. Porque, y esto es relevante, EEUU no va a estar presente en Minsk. O bien ha sido un veto ruso o bien no le interesa a EEUU o bien hay una pequeña rebelión dentro de la UE una vez ha visto que las sanciones agrícolas que ha impuesto Rusia hacen mucho daño. Diréis que esto es una perogrullada, pero el hecho de que no esté EEUU es muy relevante de cómo están las cosas porque hasta ahora EEUU ha hecho todo lo posible por boicotear cualquier diálogo, desde la intervención militar –sí, como lo leéis con armamento, instructores y aviones- hasta el apoyo político a los neonazis de Kiev.

c) Tanto la iniciativa del convoy como el marco en el que se puso en marcha dejan claro que Rusia no va a consentir más matanzas. El comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso anunciando que el convoy iba a llegar a Luganks era muy claro: al convoy le acompañaría un contingente de paz “si era necesario”. ¿Qué es un contingente de paz? Pues soldados, así de claro. Leed esta noticia y veréis que la cosa no tiene vuelta atrás.

d) Con este paso, absolutamente magistral, Rusia ha dejado bien claro que nadie la va a ningunear. Si el apoyo a los antifascistas ha sido hasta ahora encubierto, con la iniciativa de envío del convoy –y ya está en marcha el segundo- ha puesto de manifiesto que está dispuesta a ir hasta donde haga falta en el Donbás porque, técnicamente, el envío del convoy sí ha sido una violación de la soberanía de Ucrania desde el punto de vista del derecho internacional y se ha hecho de forma consciente, deliberada y añadiendo la advertencia/amenaza del envío de soldados si no era permitido su tránsito.

e) Todo ello ha redibujado de nuevo el mapa político, que hoy se está discutiendo en Minsk. Y si no hay acuerdo, el movimiento del convoy, y del segundo que ya se está planificando, no son más que la antesala de un segundo movimiento por parte de Rusia: el reconocimiento de las repúblicas populares de Nueva Rusia.

Fuente: http://elterritoriodellince.blogspot.com.es/2014/08/el-convoy-humanitario-una-excelente.html

Leído en rebelion.org

“Plan Yinon” del gobierno israelí para balcanizar Medio Oriente, por Alfredo Jalife-Rahme

Posted in Alfredo Jalife-Rahme, EEUU, Geopolítica, Irak, Israel, Occidente, Opinión, Próximo Oriente, Siria, Terrorismo on 24/08/2014 by athelvok

 

Foto

Un edificio de departamentos arde tras el ataque aéreo de las fuerzas israelíes, ayer en el norte de la franja de Gaza. La agresión dejó 22 heridos –entre ellos 11 niños–, señalaron testigos. Foto Ap

En 1982, Oded Yinon (funcionario del gobierno israelí de Relaciones Exteriores) abogó explícitamente por la balcanización del Medio Oriente para favorecer a Israel en su documento Estrategia para Israel en los años ochenta.

El documento de Yinon apareció en Kivunim (Direcciones) – A Journal for Judaism and Zionism, no. 14, Winter, 5742, february 1982; periódico del Departamento de Publicidad de la Organización Sionista Mundial, Jerusalén–, traducido y editado por Israel Shahak con el título sugerente El plan sionista para Medio Oriente (http://goo.gl/D7Onni) que, a su juicio, opera con dos premisas esenciales para que Israel sobreviva: 1) Debe convertirse en un poder regional imperial, y 2) Debe efectuar la división de toda el área en pequeños estados mediante la disolución de todos (¡supersic!) los estados árabes existentes.

El fallecido traductor Shahak –judío ashkenazi polaco y declarado antisionista– fue profesor de química orgánica en la Universidad Hebrea de Jerusalén y director de la Liga Israelí de Derechos Civiles y Humanos.

En forma premonitoria, el funcionario israelí, cuyo documento se pudiera titular Las profecías de Yinon, se adelantó 32 años a la balcanización de Irak en proceso: “Irak, rico en petróleo por un lado, e internamente desgarrado por otro, está garantizado (¡supersic!) como candidato para los objetivos de Israel. Su disolución es aún más importante para nosotros (supersic) que la de Siria. Irak es más fuerte que Siria. A corto plazo es el poder iraquí el que constituye la mayor amenaza para Israel. (…) Cada género de confrontación interárabe nos ayudará (¡supersic!) a corto plazo y reducirá el camino para el más importante objetivo de dividir Irak en denominaciones como en Siria y en Líbano. (…) Así, tres (o más) estados existirán alrededor de las tres principales ciudades: Basora, Bagdad y Mosul, y las áreas chiítas en el sur se separarán del norte sunita y kurdo”.

Otra frase balcanizadora y vulcanizadora del Plan Yinon: la “total disolución de Líbano en cinco provincias sirve de precedente para el mundo árabe entero, incluyendo Egipto, Siria, Irak y la península Arábiga.(…) La disolución de Siria e Irak, en áreas únicas étnicas o religiosas como en Líbano, es el objetivo primario de Israel en el frente oriental a largo plazo, mientras la disolución del poder militar de esos estados sirve como el objetivo primario de corto plazo”.

El documento del Plan Yinon, en la traducción de Shahak, fue reseñado por el portal alternativo canadiense Global Research (http://goo.gl/FGQDs) que dirige el conocido economista Michel Chossudovsky.

A mi juicio, la estrategia geopolítica israelí del Plan Yinon se asemeja mucho a la célebre “Teoría del Arco de Crisis (Crescent of Crisis http://goo.gl/45BKue)” de 1978 del geoestratega polaco-canadiense-estadunidense Zbigniew Brzezinski –retomada tanto por el polémico historiador israelí-británico-estadunidense Bernard Lewis en 1980 (http://goo.gl/rYwejb) quien fue espía inglés, funcionario del Foreing Office de Gran Bretaña y, luego consultor del Departamento de Estado–, así como, en forma trivial, pero no menos desestablizadora, por el megaespeculador George Soros, a quien se señala como padrino pecuniario de las Revoluciones de colores en Europa del Este y el Cáucaso.

El Plan Brezinski/Lewis, casi una calca del Plan Yinon, tenía como objetivo principal la desestabilización de la URSS –que consiguieron con creces – e Irán, que se les complicó.

Con antelación abordé el teorema del Arco de la Crisis desde Yemen (http://goo.gl/VAKB36) pasando por la región islámica de China (http://goo.gl/ulvCY9) hasta el Qaedastán/Caostán petrolero (ht­tp://goo.gl/uPzZiz) que, a mi juicio, no están lejos del Israelistán/Sionistán que subtienden tanto el Plan Yinon como el choque de civilizaciones de Samuel Huntington.

Otro documento de 1996 Una ruptura neta: una nueva estrategia para asegurar el reinado, del israelí-estadunidense Richard Perle –prominente consejero de Defensa de Baby Bush– y del Grupo de Estudio sobre una Nueva Estrategia Israelí hacia 2000 –del Institute for Advanced Strategic and Political Studies del partido fundamentalista de extrema derecha Likud– (http://goo.gl/cQOXQk) constituye el enlace con el teorema del Arco de la Crisis Brzezinski/Lewis de 1978/80 y el Plan Yinon” de 1982, que se cumplen exquisitamente en Irak y Siria, no se diga en Yemen y Somalia, en el verano ardiente de 2014.

En Counterpunch, la británica Linda Heard, especialista del Medio Oriente, preguntaba desde 2006: ¿EU ejecuta las guerras de Israel?de acuerdo con La profecía (¡supersic!) de Oded Yinon (http://goo.gl/ctDuQ7).

Desde hace tres años, Medvedev, entonces presidente de Rusia, advirtió a los árabes sobre el extremismo regional (http://goo.gl/2zf870), a sabiendas de la aplicación del Plan Yinon y sus consecuencias que conocen como nadie los geoestrategas rusos con quienes he platicado.

La profesora universitaria Sultana Afroz, en el rotativo The Daily Star de Bangladesh –el cuarto país más poblado de islámicos en el mundo (149 millones) detrás de Indonesia (221 millones), Pakistán (189 millones) e India (166 millones)– conjuga en forma alarmante El Plan Yinon (http://goo.gl/fAvIY5) con el Papel del Nuevo Estado Islámico (EI) –ISIS, por sus siglas en inglés; DAESH, en árabe–.

Debido a la relevancia demográfica de Bangladesh en el mundo islámico (de un total de mil 600 millones), que supera a Egipto (78 millones) –el mayor país poblado del mundo árabe (con 422 millones)–, resulta transcendental su percepción sobre el supuesto despliegue del Plan Yinon del gobierno israelí para balcanizar Medio Oriente.

A juicio de Afroz, el hoy EI, ayer ISIS/DAESH, “es un instrumento de engaño de EU/Israel para el nuevo Medio Oriente, en similitud a la occidental (¡supersic!) primavera árabe manufacturada en Noráfrica, el proyecto del EI es el peor engaño diseñado con intenciones odiosas para provocar horrendo caos regional y destrucción mediante el poder militar para la creación del Nuevo Medio Oriente, con Israel como poder regional en control de petróleo, gas y recursos acuíferos de la región.

Afroz vincula la fulgurante guerra del EI en Irak como la creación de una ilusión para iniciar el cumplimiento de una agenda preplanificada en Occidente, en alianza estrecha con Israel para reconfigurar el mapa de la región entera del Nuevo Medio Oriente.

Concluye que tal es el Plan Yinon en curso, cuyo objetivo es la balcanización de Medio Oriente y Noráfrica con entidades o estados más pequeños y débiles con el fin de asegurar la posición dominante de Israel.

Ni más ni menos que la misma perspectiva de mis dos recientes artículos sobre el papel del nuevo califato del siglo XXI (http://goo.gl/sa13zO y http://goo.gl/vgti28) y la develación de John McCain como el supremo califa del EI (http://goo.gl/qe5ww3), sumados ahora al Plan Yinon (http://youtu.be/QM2ii6MzCqE) del gobierno israelí para la balcanización de Medio Oriente.

LaJornada

Vasos Comunicantes

De cómo unas cosas tienen relación con otras.