12 Mitos sobre el Capitalismo

 

El artículo describe ciertos rasgos del capitalismo, y las ideas erróneas relacionadas, generadas en las masas por los ideólogos burgueses, pero poco se dice, sobre el sistema alternativo del socialismo. En artículos posteriores vamos a mostrar las ventajas del socialismo.

Desde hace 20 años, se nos dice que el capitalismo. (aunque no es perfecto, es el mejor de todos los posibles sistemas económicos) hace a los hombres libres y les da a todos las mismas oportunidades de probarse a sí mismos, y tener éxito en la vida. Por otra parte, se nos dice que la crisis desde el año 2008, está avanzando en todo el mundo, no es un problema del sistema. Y es debido a que lo que tenemos ahora, no es el capitalismo, sino una especie de producto semielaborado. Siendo necesario, dicen, que tenemos que tender a ir al capitalismo “puro”, y así todos nuestros problemas económicos propios se irán sin más. Sin embargo, no todas las personas así lo piensan. Por ejemplo, Guilherme Alves Coelho, economista de Portugal, el país ha experimentado todos los “encantos” del capitalismo moderno, y piensa de manera muy diferente. Está convencido de que el capitalismo como sistema es ineficiente y se ha agotado, y en el viejo mundo es persistente que el espectro de algo muy similar a la “primavera árabe” vendrá. Por lo tanto, vamos a conocer en detalle los puntos de vista del economista portugués, que describe en su artículo “12 mitos sobre el capitalismo.”

Hay una famosa expresión, cada nación tiene el gobierno que se merece. Esto no es del todo cierto. La gente está confundida por la propaganda agresiva, que forma una imagen del pensamiento, y entonces la convierten en un instrumento que puede ser fácilmente manipulado. Las mentiras y la manipulación son las armas modernas de destrucción masiva y de opresión del pueblo. Es incluso más eficaz que el método tradicional de la guerra. En muchos casos, se complementan entre sí. Ambos métodos se utilizan para lograr la victoria en la elección y la destrucción de los países recalcitrantes, dice Guilherme Alves Coelho. Hay muchas maneras de manejar a la opinión pública, en la que la ideología del capitalismo ha sido debidamente fundamentada y llevada al nivel de dogma, esto es, no se discute. Es una combinación de falsas verdades que se repiten millones de veces, a lo largo de las generaciones, y por lo tanto se convierten en indiscutibles para muchos. Fueron diseñadas para representar al capitalismo como un sistema fiable, para conseguir el apoyo y la confianza de las masas. La difusión de estos mitos han contribuido que haya una mordaza de opinión efectuada por los medios de comunicación, las instituciones educativas, las tradiciones de la familia, la comunión con la iglesia, etc. Éstos son los mitos más comunes.

Mito 1. Bajo el capitalismo, el que trabaja duro puede llegar a ser rico.

El sistema capitalista, supuestamente proporciona automáticamente una gran cantidad de personas que trabajan honestamente. Sobre esta base, los humildes trabajadores inconscientemente se forman esperanzas ilusorias, y si sus planes no se hacen realidad, sólo se echan la culpa a sí mismos.

De hecho, bajo el capitalismo, no importa la cantidad y la forma de trabajar, la tasa de éxito es casi la misma que en la lotería. La riqueza, se consigue con raras excepciones, no se crea por el trabajo duro, solo es el resultado del fraude y de una total falta de principios morales, de los que tienen más influencia y poder. Es un mito que el éxito es el resultado del trabajo duro, y que combinado con la buena suerte, y una buena dosis de optimismo, se logra la capacidad de participar en las actividades comerciales y lograr un nivel de competitividad apropiado. Este mito crea a los seguidores del sistema que soportan. La religión, especialmente el protestantismo, también está trabajando para apoyar a este mito.

Mito 2. El capitalismo crea riqueza y prosperidad para todos

La riqueza acumulada en manos de una minoría, supuestamente, tarde o temprano será redistribuida entre todos. El objetivo, único, es garantizar el enriquecimiento de la empresa, sin hacer preguntas. Al mismo tiempo, se invita a todos a creer que tarde o temprano los trabajadores reciben una remuneración digna por su trabajo y dedicación.

De hecho, incluso Karl Marx, llegó a la conclusión de que el objetivo final del capitalismo no es una distribución justa de la riqueza, sino su constante acumulación y la concentración en pocas manos. Su aumento en las últimas décadas, la brecha entre ricos y pobres, incluso de personas sobre países enteros, especialmente después del establecimiento de la dominación global del neoliberalismo, ha demostrado la exactitud del marxismo. Dicho mito fue uno de los más comunes en el escenario de la llamada socialización del capitalismo, y su principal objetivo era la destrucción de los países socialistas.

Mito 3. Todos estamos en el mismo barco

En la sociedad capitalista, supuestamente, no hay clases, por lo que la responsabilidad de los fracasos y crisis recaen sobre todos, y todos deben pagar por todo. El objetivo es crear un complejo de culpa de los trabajadores, lo que permite a los capitalistas aumentar sus ingresos al conseguir que sus pérdidas sean reembolsadas por la población.
De hecho, la responsabilidad recae enteramente en la élite formada por los multimillonarios que apoyan al gobierno, y éste, a su vez, les obedece. Ellos siempre han gozado de los privilegios más grandes, de la derogación para ellos de impuestos, desbocamiento de licitaciones, de especulación financiera, de chantajes, de nepotismo, etc. Este mito implantado por la élite, tiene como fin escapar de la responsabilidad por la difícil situación de la población y hacerles pagar por los errores de los gobernantes.

Mito 4. El capitalismo… es la libertad

La verdadera libertad se logra supuestamente bajo el capitalismo, solamente por la llamada “auto-regulación de los mercados”. El objetivo es crear algo parecido a una religión del capitalismo, donde todo se acepta como es, y privar a las personas del derecho a participar en la toma de decisiones macroeconómicas.

De hecho, la libertad en la toma de decisiones es la forma más extrema de la opresión, porque es prerrogativa solamente de un estrecho círculo de personas influyentes, y no de la gente común, e incluso de las agencias gubernamentales. Durante diversas cumbres y foros, en círculos estrechos a puerta cerrada, los jefes de las principales empresas, bancos y corporaciones multinacionales toman las principales decisiones financieras y económicas de carácter estratégico. Por lo tanto, los mercados no son autocorrectores, siempre son manipulados por los dueños de las acciones mayoritarias y estratégicas. Este mito ha sido utilizado para justificar la intervención en los asuntos internos de los países no capitalistas, basado en el dogma de que no tienen el libre mercado, y que supuestamente este es la piedra angular de la democracia.
Mito 5. Capitalismo… es la democracia

Sostiene que la democracia sólo puede existir bajo el capitalismo. Este mito, sigue sin problemas los esquemas anteriores, se creó con el fin de evitar cualquier discusión inicial sobre otro modelo de organización social. Sostiene que todos los demás son dictaduras. El Capitalismo usurpa los conceptos como la libertad y la democracia, y su significado se distorsiona.

De hecho, la sociedad capitalista se divide en clases, donde los ricos, siendo una minoría elitista, dominan sobre todos los demás, en todos los ámbitos de la vida. Esta “democracia” capitalista no es más que una dictadura oculta, y las “reformas democráticas” son los procesos opuestos al progreso social. El mito de la democracia, al igual que la anterior también sirve como pretexto para la crítica y los ataques a los países no capitalistas.

Mito 6. Elecciones como un sinónimo de democracia

Las elecciones son sinónimo a la más alta expresión de la democracia. La focalización de este mito es para difamar o denigrar a los otros sistemas políticos, y evitar una discusión de otras alternativas para la comunidad, por ello los líderes elegibles defieneden a ultranza el sistema capitalista, mediante a recambolescos criterios, por ejemplo, utilizan la edad, la experiencia y la popularidad personal de los candidatos.

De hecho, las elecciones bajo el capitalismo, es la cúspide absoluta de la hipocresía y el engaño. Cuando la votación es sólo un ritual condicional, y las elecciones son un acto formal. El hecho de que las elecciones son siempre ganadas por los representantes de la minoría burguesa, demuestra su sesgo deliberado. El mito de que las elecciones burguesas garantizan la disponibilidad de la democracia, es uno de los más arraigados, e incluso algunos partidos de izquierda han sucumbido a esta tentación.

Mito 7. La alternancia en el poder por un partido, es prueba de una elección democrática.

De hecho, esto es una tontería. Un ejemplo típico, el bipartidismo de EE.UU., donde los dos principales partidos burgueses, se reemplazan constantemente entre sí, son prácticamente indistinguibles y hacen incluso, con pequeños detalles, la misma política. El propósito del mito de una elección, es perpetuar el sistema capitalista y la clase dominante, que supuestamente llegó al poder como resultado de la libre voluntad de los ciudadanos.

De hecho, es un bufo, porque el sistema parlamentario, multipartidista o bipartidista es esencialmente un régimen de partido único. Estas dos o más fracciones de una misma fuerza política, se alternan, imitando a una fiesta política de alternancia. La gente siempre elige el agente del sistema, asegurándose de tomar mejores decisiones. Y, de hecho, no tienen otra opción. El mito de que los partidos burgueses tienen diferentes plataformas e incluso cuando están en la oposición, es uno de las más importantes estafas del pueblo, y él está constantemente obligado a hacer que el sistema capitalista de legitimidad al gobierno impuesto.

Mito 8. Los políticos representan al pueblo y por lo tanto puede decidir por ellos mismos.

Los políticos reciben la autoridad del pueblo, y pueden controlarlo a voluntad. El propósito de este mito es alimentar a la población con promesas vacías y ocultar las verdaderas medidas que se aplicarán en la práctica.

De hecho, el líder electo no cumple sus promesas, o peor aún, no va a ponerlas en práctica, las medidas prometidas, a menudo contradictorias, incluso en contra de la Constitución. Básicamente, estos políticos son elegidos por una minoría, por los influyentes monopolios e influyen para que en la mitad del mandato del elegido, lograr uno alternativo con un mínimo de popularidad. Pero incluso en estos casos, la pérdida de confianza del público no conduce a un cambio en la política por medios constitucionales, sino que, por el contrario, conduce a la degeneración de la democracia capitalista en una dictadura real o encubierta. La práctica sistemática de la falsificación de la democracia bajo el capitalismo es una de las razones para que un creciente número de personas no participen en las elecciones.

Mito 9. No hay alternativa al capitalismo

El capitalismo no es perfecto y su orden social sólo es posible, con la condición de que sea el más adecuado para la resolución de los problemas de su élite económica y política. El propósito del mito es el de eliminar incluso la competencia potencial, mediante el ocultamiento sistemático de poder estudiar y desarrollar otros sistemas, utilizando todos los medios posibles, incluida la violencia.

De hecho, hay otros sistemas políticos y económicos, y el más famoso de ellos es el Socialismo Científico. Incluso dentro del marco del capitalismo, hay un científico estadounidense que hablaba de un “socialismo democrático” en el Sur o en Europa un “capitalismo socialista”. Este mito ha sido diseñado para confundir a la población, para evitar la discusión de otras alternativas al capitalismo y garantizar su unanimidad por una sociedad sumisa.

Mito 10. Economía que genera riqueza

La crisis económica que supuestamente ha sido causada por un exceso de beneficios de los empleados. Si se quitan, y se los apropia el estado, el país va a superar la crisis. Su propósito es pasar al sector público, incluyendo, las personas mayores, la responsabilidad del pago de las deudas de los capitalistas. Hacer que la gente acepte la pobreza, argumentando que es sólo temporal. Con esto, también se pretende facilitar la privatización del sector público. La gente está convencida de que el ahorro en la “salvación”, sin mencionar que paulatinamente se están privatizando los sectores más rentables cuyas ganancias futuras se perderán en los bolsillos de esa minoría monopolista. Esta política conduce a una disminución en los ingresos del Estado y la reducción de las prestaciones sociales, pensiones y derechos. Lo que está ocurriendo hoy en día en la Unión Europea, donde hay recortes masivos en los beneficios sociales, para con esos cientos de miles de millones de euros rescatar a los grandes bancos, un ejemplo gráfico de la cruel realidad de la economía capitalista.

Mito 11. Cuanto menor es el papel del Estado, mejor

El sector privado impulsa la economía. SUPUESTAMENTE, mejor que la pública. El propósito, es claro “dorar la píldora” de la economía monopolista financiera para facilitar la privatización de bienes y servicios. Esto complementa el mito anterior. De hecho, por regla general, la alineación de la privatización es siempre peor para los trabajadores, debido a una mayor presión sobre los contribuyentes, así como los beneficios y pensiones se reducen. Desde el punto de vista de la gestión del sector público capitalista, no es más que una oportunidad de negocio. El capitalismo no tiene nada que ver con la justicia social. Este mito es uno de los mitos más “ideológicos” del capitalismo neo-liberal. Deben regir la economía las empresas privadas, y el sector público, el gobierno sólo lo soporta.

Mito 12. La crisis actual del capitalismo, a corto plazo se resolverá, por el bien de la gente

La crisis financiera y económica actual es supuestamente una crisis cíclica normal del capitalismo, no del sistema, y no conducirá a su colapso. Este mito es encubierto, principalmente de forma ideológica por el capital financiero, que está interesado en continuar el saqueo del Estado, y explotar a la población cuanto sea posible. También es un medio para mantenerse en el poder. Sin embargo, de hecho, y de acuerdo con Marx, lo que está sucediendo, hoy en día, es una crisis sistémica capitalista, es decir, del crecimiento de las contradicciones entre la producción social y la apropiación privada de los beneficios, y en principio es imposible que continúe bajo este sistema. Algunos teóricos capitalistas, incluidos los “socialistas” y los socialdemócratas, argumentan que el capitalismo puede sobrevivir si hay oportunidades de cambio económico.

Ellos argumentan que la crisis se debe a los errores individuales de los políticos, banqueros demasiado codiciosos y especuladores, o la falta de ideas frescas de los líderes y los mecanismos de resolución de conflictos. Sin embargo, lo que vemos hoy en día, es un deterioro constante en el nivel de vida de los trabajadores sin esperanza de mejora. El capitalismo se está muriendo, pero va a ser un proceso lento, con grandes dificultades para el pueblo. Nuestra tarea, considera el científico portugués, es contribuir a su temprana salida.

***

Por lo tanto, nuestro investigador ha criticado el modelo universal del capitalismo neoliberal que se ha desarrollado en el mundo de hoy. Sin embargo, muchos expertos nacionales señalan que, aparte de los defectos comunes que encuentra el capitalismo mundial, el sistema económico no es particularmente adecuado para nosotros, los países post-soviéticos. En primer lugar, porque la tradición secular de la vida de trabajo colectivo, en un área enorme y la necesidad de defendernos constantemente contra los enemigos exteriores, en nuestros países han desarrollado un sentido innato de comunidad, con los mismos intereses. Las experiencias nacionales para construir el capitalismo muestra que, a diferencia de Occidente, donde, bajo ciertas condiciones durante algún tiempo fue capaz de jugar un papel más o menos positivo, en Rusia, Ucrania y otros países de la antigua Unión Soviética, el capitalismo no es adecuado. En palabras del jefe del Departamento de Sociología de Relaciones Internacionales, de la Universidad Estatal de Moscú, Alexandr Dugin: en sociología todos nosotros en este momento buscamos alternativas cruciales, ideas primitivas acerca de la economía y la prosperidad, que en nuestra sociedad se convirtieron en una especie de dogma. Al desprendernos de aquellos, ¡fomentamos los dogmas erróneos y axiomas del capitalismo y el liberalismo! En nuestras condiciones no funcionarán y nunca podrán funcionar, y por lo tanto, la razón de continuar por este camino no nos llevará a ninguna parte …

Fuente:

http://un-comm-ukr.ucoz.ru/publ/16-1-0-945

Original:

http://www.odiario.info/?p=2334

Publicado por Amistad Hispano-Soviética

 diario-octubre.-

Leído en http://www.insurgente.org/index.php/mas-noticias/mas-noticias-insurgente/item/6881-12-mitos-sobre-el-capitalismo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: