Estados Unidos, el mayor importador de petróleo, podría ser superado por China

14/08/2013

PIA.- Estados Unidos, el mayor consumidor de petróleo en el mundo, podría ser superado por China. La potencia asiática rebasaría en octubre la base de las importaciones netas mensuales y hacia el 2014 podría sobrepasar la base anual. La reducción de las importaciones estadounidenses se debe a la “revolución energética” que se encuentra liderando a través del “fracking”, frente a las crecientes críticas por las consecuencias que acarrea. Por su parte, China pretende sumarse a la carrera de la explotación de los hidrocarburos no convencionales y superar la mitad de la tasa de producción de Estados Unidos.

En la nueva reconfiguración del mapa, China podría reposicionarse por encima de los Estados Unidos. “La inminente emersión de China como el mayor importador neto de petróleo del mundo ha sido impulsada por el crecimiento constante de la demanda de China, el aumento de la producción de petróleo en Estados Unidos, y un nivel sin cambios de la demanda de petróleo en el mercado de Estados Unidos.”, aseguró la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés).

Se estima que hacia el mes de octubre, China se convierta en el mayor importador de petróleo sobre la base de las importaciones mensuales, y hacia el 2014 supere a Estados Unidos en las importaciones netas anuales. China importa el 60% de su petróleo a partir de los mercados de Oriente Medio y Rusia, el resto del consumo total es provisto por PetroChina.

Según sostiene el experto chino Lin Boqiang, director del Centro de Investigación para la Economía Energética de la Universidad de Xiamen, “es sólo cuestión de tiempo que China supere a Estados Unidos en las importaciones netas de petróleo. Lo más importante es encontrar soluciones, ya que China, como mayor importador de petróleo, será muy vulnerable a los cambios en los precios del petróleo”.

Estados Unidos se ha convertido en el conductor de la “revolución energética” originada a partir de la explotación de hidrocarburos de yacimientos no convencionales, es decir de difícil extracción. Se trata de una técnica denominada “fracking” o fractura hidráulica, que implica una utilización del suelo mucho más intensa y extensa. Es considerada una “revolución” porque significa una “independencia energética” respecto de las grandes potencias petroleras como Rusia y Oriente Medio, de esta manera surgen nuevas potencias mundiales como Estados Unidos, China y Argentina que cuentan con grandes reservas de hidrocarburos no convencionales.

La técnica del fracking se comenzó a practicar de modo ocasional en la industria petrolera de los Estados Unidos, hasta que a fines de la década del ’90 se comenzó a desarrollar ampliamente tras vislumbrar el negocio que implicaría frente a un escenario de agotamiento de los hidrocarburos convencionales (es decir de fácil extracción). Hoy Estados Unidos se consolida como el líder del desarrollo del fracking y de la tecnología necesaria, impulsando la técnica al resto del mundo.

Estados Unidos a partir de este tipo de producción, cubre cada vez una mayor parte de su demanda energética interior, llegando a alcanzar 13 millones de barriles diarios. Según, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) para el 2020 Estados Unidos superará la producción de petróleo de Arabia Saudita. Ante este panorama, China se lanzó recientemente a la explotación de gas y petróleo a través del fracking en la región de Sichuan.

La carrera del fracking

Estados Unidos pretende garantizar su seguridad energética, así impulsa el fracking en su territorio y en el resto del mundo, particularmente la explotación en los países emergentes que le garantizan contar con los suficientes recursos energéticos para mantener su hegemonía y los altos niveles de consumo interno.

Por su parte China ha decidido sumarse a la “revolución energética”. Las petroleras Royal Dutch Shell Plc y China National Petroleum comenzaron con las operaciones de fracking en Sichuan, actualmente la producción se encuentra en su fase inicial de prueba. Las aspiraciones del gigante asiático son superar la mitad de la tasa de producción estadounidense hasta llegar a los 100.000 millones de metros cúbicos en el 2020.

Durante la carrera energética, crecientes críticas surgen en todo el mundo por las brutales consecuencias que acarrea el fracking en el medio ambiente y en la salud de la población. La extracción a través de la fractura hidráulica implica una utilización de la tierra mucho más intensa y extensa. Consiste en perforaciones en formaciones rocosas compactas a 2500 metros de profundidad, a la altura donde se hallan el gas y el petróleo de difícil o nulo acceso. Se realiza una explosión y se inyectan entre 4 y 28 millones de litros de agua a alta presión junto con un compuesto tóxico conformado por más de 500 químicos altamente contaminantes para generar la fractura de la formación rocosa y lograr la fluidez de los hidrocarburos a extraer. Esta misma operación llega a realizarse hasta 18 veces por excavación.

En las zonas donde se practica el fracking se ha detectado un aumento en la actividad sísmica, agotamiento y contaminación de reservas acuíferas, grande filtraciones de metano, muerte en la vegetación y los animales de la zona, alteraciones neurológicas, afecciones en la piel, aumento de los casos de cáncer en la población entre otras enfermedades.

Las consecuencias ya están a la vista. En Estados Unidos, al menos en seis Estados se contaminaron las reservas acuíferas; informes de la Oficina de Estudios Geológicos comprobaron que entre 2001 y 2011 las explotaciones a través del fracking causaron la mayoría de los terremotos de las zonas de Nuevo México y Colorado; la mayoría de la población cercana a las zonas de extracción padece distintos tipos de enfermedades al igual que la vegetación y los animales en la región.

En el caso de China, se pretende realizar la extracción de los hidrocarburos no convencionales en en Wenchuan, región de Sichuan, donde 70.000 personas murieron a causa de un terremoto en el 2008. La extracción se realizaría en la zona de la cordillera de Longmen Shan, pudiendo desencadenar temblores en una región muy propensa a los sismos. A ello se debe sumar la superpoblación de China, que alberga a un 20% de la población mundial, cuenta con escasos recursos acuíferos, sólo controla el 6% del agua dulce mundial, y frecuentemente sufre las consecuencias de la escasez.

Fuente: http://www.noticiaspia.org/estados-unidos-el-mayor-importador-de-petroleo-podria-ser-superado-por-china/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: