Boicot a El Corte Inglés por querer su tajada en la privatización de la Sanidad y su apoyo descarado a la Iglesia

Imagen dentro de El Corte Inglés pidiendo a sus clientes que marquen la X a favor de la Iglesia Católica. Esto ha provocado en Galicia una campaña de boicot a este Centro Comercial.

El Corte Inglés, a través de su filial Iecisa, pretende arañar algún pedazo del negocio de la sanidad privatizada en Madrid. Para ello ha llegado a un acuerdo, que se dio a conocer el pasado viernes, con Ingesan (compañía del grupo OHL) y con Ribera Salud, empresa pionera en España en el modelo público con concesión administrativa y que cuenta con cuatro centros de esas características en Valencia. El consorcio ha hecho una oferta para gestionar los hospitales Infanta Leonor (Vallecas) y Sureste (Arganda), cuya gestión fue sacada a concurso por la Comunidad.

Según explicaron a infoLibre fuentes de la compañía que dirige Isidoro Álvarez, la participación de Iecisa en ambos centros, en el caso de que el consorcio gane la licitación, será “sólo y exclusivamente tecnológica”. La compañía, cuyo ámbito de negocio es la integración de soluciones y servicios informáticos, podría encargarse por tanto de la gestión documental y de la informatización de las historias clínicas de los pacientes o de las nóminas de los trabajadores. Según una portavoz de El Corte Inglés, Iecisa tiene experiencia previa en la “parte tecnológica” en el sector sanitario público y privado, si bien no especificó en qué centros. Ahora, según fuentes sindicales, en los hospitales públicos tradicionales la gestión de este tipo de tareas no está unificada. En algunos casos las gestionan empleados públicos y, en otros, está externalizada a empresas privadas. Este diario intentó, sin éxito, recabar la versión de la Consejería de Sanidad sobre quién gestiona en la actualidad el servicio informático de centros hospitalarios públicos en la región.

Ingesan, según fuentes de la compañía, ha venido desarrollando su actividad fundamentalmente en el sector sanitario, donde presta servicios de limpieza, mantenimiento de edificios, lavandería, gestión de residuos, así como en otras actividades relacionadas con el sector como ayuda a domicilio, residencias, centros de día, etc. Actualmente opera en hospitales de Andalucía, Castilla y León, Cataluña, Galicia y Madrid. Como concesionaria de servicios del Grupo OHL, esta compañía dice aportar su experiencia en la gestión y financiación de concesiones, en la explotación de servicios intensivos en mano de obra en el entorno sanitario y en la gestión de compras de equipamiento en hospitales.

La puja junto a Ribera Salud de una empresa de grandes almacenes y otra ligada a la construcción ha indignado más si cabe a buena parte del sector sanitario, muy movilizado contra este proceso privatizador. De hecho, la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública ha llamado a la ciudadanía a hacer “boicot” a El Corte Inglés y a no comprar los productos y servicios que distribuye. “Es una empresa a la que podemos expresar de manera clara nuestro rechazo a la privatización de la Sanidad”, aseguró a este diario Marciano García, portavoz de la federación. “Es una manera sencilla y asequible de no colaborar con una compañía que pretende hacer negocio con un servicio público”, amplió. Asimismo, censuró el hecho de que empresas a priori alejadas del sector sanitario como El Corte Inglés u OHL se interesen ahora por este negocio.

El consorcio opta a la gestión con una participación del 70% del accionariado y pretenden dejar el 30% restante abierto a la participación de los profesionales, según explicó Ribera Salud en un comunicado. Esta última empresa, que facturó en 2011 385 millones de euros, también levanta suspicacias entre los usuarios. “Es una compañía que se ha demostrado poco solvente”, señala García, que recuerda que los hospitales valencianos del modelo Alzira –en relación al primer centro puesto en marcha en España bajo la fórmula de gestión privada de un servicio público sanitario– fueron rescatados porque no salieron rentables. La Generalitat volvió a sacar la concesión administrativa del de Alzira con un canon superior y la inclusión de la atención primaria. Ganó la misma UTE, integrada por Adeslas y Ribera Salud.

En noviembre de 2012, la empresa valenciana se desprendió de la primera concesión que obtuvo en la Comunidad de Madrid, la participación que tenía en el Hospital de Torrejón. Sí sigue asumiendo los análisis clínicos de seis hospitales públicos. “Va a la desesperada, tiene los pies de barro”, concluye el diputado socialista en la Asamblea de Madrid José Manuel Freire.

Fuente: http://www.insurgente.org/index.php/template/consumo/item/5935-boicot-a-el-corte-ingl%C3%A9s-por-querer-su-tajada-en-la-privatizaci%C3%B3n-de-la-sanidad-y-su-apoyo-descarado-a-la-iglesia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: