Elecciones en Irán: nueva etapa en la batalla entre el pueblo iraní y sus enemigos

02/06/2013

Por Hesameddin Borumand, para PIA, Teherán.- El accionar y las declaraciones de los países occidentales acerca de las elecciones presidenciales de Irán, a realizarse el próximo 14 de junio, ponen de manifiesto el desarrollo de la etapa final de su enfrentamiento con el Estado persa. Occidente sigue de cerca el proceso electoral con el objetivo de incidir en el proceso. Luego de tramar diversas conspiraciones más o menos recientes, los esfuerzos del Imperio se concentran en obligar a Irán a cambiar sus posturas políticas y hacer que su gobierno se siente en la mesa de diálogo propuesta por Estados Unidos.

Wendy Sherman, Subsecretaria de Estado para Asuntos Políticos de EE.UU. y representante de ese país en las negociaciones del Grupo 5+1, el 15 de mayo pasado declaró ante el Comité de Relaciones Exteriores del Senado que “estamos monitoreando las elecciones de Irán muy de cerca”.  “Nuestra política no apunta a a cambiar el regimen. Buscamos cambiar su comportamiento” agregó.

En el mismo sentido, William Hague, ministro de Relaciones Exteriores británico, sostuvo que “todo el mundo está pendiente de lo que ocurra en Irán, antes y después de la elección presidencial”. En una entrevista con el diario árabe ‘Asharq al-Awsat’ en Jordania, durante su gira por Medio Oriente destacó que desde su punto de vista, los iraníes “no han sido realistas en sus negociaciones….luego de estas elecciones el mundo entero se preguntará si Irán tomará con seriedad las negociaciones de su programa nuclear”

A tres semanas de las elecciones, los países de Occidente vuelven a aplicar la estrategia de presión y amenaza contra la República Islámica de Irán, lo cual se evidencia en las medidas anti-iraníes adoptadas en los últimos días:

1)       El pasado miércoles 22 de mayo la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó nuevas sanciones contra Irán con el objetivo de reducir las exportaciones de petróleo del país persa y limitar los ingresos de divisas. La iniciativa fue planteada por el Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes de EE.UU, con mayoría republicana.

2)       En esa misma jornada, el Senado exigió al presidente Barack Obama que apoye al régimen sionista de Israel en caso de que ataque a Irán. Cabe recordar que las embestidas de Israel contra Irán se han repetido durante los últimos años.

3)       Tras las medidas hostiles de EE.UU. contra Irán, el Departamento del Tesoro agregó a la lista de las sanciones los nombres de doce personas y ocho empresas iraníes.

4)       En paralelo a las presiones económicas, desataron una ola de ataques contra la República Islámica de Irán en nombre de los “Derechos Humanos”. Por ejemplo, Amnistía Internacional difundió un informe en el que acusó al país persa de violar los DDHH. El documento fue elaborado el 22 de mayo, misma fecha en la que se aprobaron las propuestas en el Congreso. A su vez, la organización Human Rights Watch emitió un comunicado en el que pone en discusión “las elecciones libres” en Irán, calificando al país persa de “violador de los Derechos Humanos”.

5)        El Departamento de Estado de EE.UU. acusó a Irán de violar las libertades religiosas dentro de su territorio.

Ante esas medidas antiiraníes planteadas por Occidente, caben numerosos interrogantes: ¿Son imparciales las decisiones? ¿Occidente busca tener injerencia en los comicios iraníes tal como planteó Wendy Sherman en el Congreso? ¿Por qué William Hague sostiene que se debe esperar al escenario post-electoral?

Es de destacar, por ejemplo, que en cada ocasión donde se discuten presiones y se establecen nuevas sanciones económicas contra Irán, a la par, se dan a conocer múltiples denuncias de violaciones a los derechos Humanos, ampliamente difundidas por los medios de comunicación globales.

¿Cuál es el objetivo de Occidente al desplegar triple la estrategia de “sanciones”, “derechos humanos” y “proceso nuclear” antes de las elecciones presidenciales de Irán? Creemos que mediante esta triple estrategia Occidente busca establecer definitivamente su influencia con las elecciones del 14 de junio.

Pueden destacarse algunos puntos importantes. En primer lugar, los países occidentales intentan aumentar las presiones y amenazas contra Irán antes de los comicios con el objetivo de desanimar al pueblo iraní y mermar la participación en las elecciones. Sin embargo, los propios think tanks occidentales que crearon esa táctica, sin los mismos que ahora aseguran que se trata de una táctica que ya ha fracasado. En junio de  2012 se aplicaron las más fuertes sanciones con el objetivo de “paralizar el pueblo iraní”. ¿Cuál fue el resultado? El periódico Washington Post admitió a fines marzo pasado que las sanciones no habían sido capaces de “generar los disturbios sociales que hagan cambiar su postura a los líderes iraníes respecto a la cuestión nuclear”.

En segundo lugar, fracasaron todos los planes de los enemigos de Irán, uno tras otro, que buscaban poner en duda la legitimidad de las próximas elecciones. Buscaron construir una imagen según la cual las elecciones en Irán no son libres, y que en la disputa electoral no están presentes todas las opciones políticas. Sin embargo, el próximo 14 de junio se presentarán diversas tendencias políticas, desde reformistas hasta fundamentalistas, representadas en ocho candidatos a presidente, aprobados por el Consejo de Guardianes.

Con esto también deseaban preparar el camino para afectar la gestión del Consejo de Guardianes en el gobierno iraní, dar inicio a un proceso donde los distintos candidatos se transformen en enemigos,  tratando de fomentar la idea de que en el proceso de aprobación de candidatos primaba la política de compromiso entre el Consejo y algunos candidatos por sobre los criterios legales. Pero aquí también fracasaron dado que el Consejo de Guardianes insistió en los principios legales y no permitió a ningún partido, grupo o persona intervenir en los asuntos internos del país.

Según un informe del Instituto Brookings, las sanciones de Occidente contra Irán han probado ser “instrumentos de la política exterior estadounidense de poca efectividad” para hacer cambiar las posiciones de Irán.

En la actualidad, las maniobras occidentales se han hecho evidentes para el pueblo de Irán. Por ejemplo, los iraníes saben reconocer las intenciones detrás de las sanciones contra su programa nuclear pacífico, usado para fundamentar las acusaciones de que Irán viola los “derechos Humanos” al incumplir las normas internacionales.  Foreign Policy ha sostenido que Irán no respeta y acepta las demandas y sanciones de Occidente en general y EE.UU. en particular contra su programa nuclear.

A su vez, debe tenerse en cuenta que las sanciones de Occidente contra el pueblo iraní representan una verdadera violación de los derechos humanos.

Por último, cabe mencionar que los recientes movimientos en nombre de la defensa de los “derechos humanos” en Irán, a través de presiones y sanciones intensivas, representan operaciones  que buscan obligar al pueblo iraní a obligar a su gobierno a cambiar de postura. Occidente ha realizado opciones similares en el pasado para cambiar la posición de Irán, pero  no ha tenido ningún éxito. Por tal motivo, actualmente tiene la intención de incidir en algún posible cambio en el país persa a través de las próximas elecciones.

El error en el análisis de los enemigos de Irán radica en u imposibilidad de comprender que el pueblo iraní entiende las diferencias entre los problemas económicos y la dignidad de la nación. Sabe que la idea de que los problemas económicos se resolverán si Irán llega a un acuerdo con occidente es falsa. A su vez, el pueblo persa no olvida que a lo largo de la historia, cada vez que el gobierno estableció relaciones con sus enemigos, éstos no desaprovecharon la oportunidad para atropellar al país.

Recordemos cuándo Irán fue incluido como parte del “Eje del mal”. Recordemos en qué periodo los programas nucleares de Irán fueron suspendidos. Por otra parte, ¿cuándo se alcanzaron los logros y avances?

Las respuestas han sido claras y contundentes. En la actualidad resulta sencillo discernir quién será el ganador de la batalla política entre el pueblo iraní y sus enemigos. El plan de presionar al pueblo iraní es un fracaso absoluto y las elecciones del 14 de junio de 2013 pondrán fin a tales intenciones.

Fuente: http://www.noticiaspia.com.ar/elecciones-en-iran-nueva-etapa-de-la-batalla-entre-el-pueblo-irani-y-sus-enemigos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: